Bunko Papalote, A.C.

Leer para transformar...

Y ASÍ COMIENZA NUESTRA HISTORIA EN BUNKO PAPALOTE


Por: Roxana Chávez (mamá de Braulio y Valeria)



Hace casi 3 años llegué a Bunko, y por las razones menos esperadas, me enamoré de esta biblioteca infantil. Soy Roxana, de 37 años y mamá de Valeria de 11 y Braulio de 5. Tras la búsqueda de soluciones para el “problema del habla” de mi hijo pequeño, incluidas sesiones y terapeutas de lenguaje, diagnósticos erróneos y conclusiones vagas de este proceso lingüístico, inscribí a mi hijo de entonces 3 años (y mi hija se unió igualmente) a este proyecto de lectura.
Y entonces lo descubrí, me descubrí... en realidad, ¡nos descubrimos todos!
Fue ese espacio descubierto que Bunko les dio a mis hijos para leer cuentos, que sumados a dinámicas lúdicas en los talleres, les permitió conocer y entender tanto sobre infinidad de temas que resultó ser mejor de lo esperado. Valeria y yo empezamos a revelar y a compartir pensamientos y sentimientos a través de los libros. ¡Las lecturas nos abrían mundos excepcionales e inimaginables! El ritual de la lectura antes de dormir de mi esposo con los niños se convirtió en ese vínculo especial entre padre-hijo. Braulio experimentó una vivencia más allá de las palabras: la comunicación interior, entre el y su mundo, que le permitieron comprender-se y expresar-se.
Al cabo de unos meses, mis hijos gozaban llegar a su taller y pedían ineludiblemente leer un libro cada noche; la imaginación y la curiosidad habían tomado sus mentes y sus corazones. Era nuestro momento de acompañamiento mutuo; aun lo es.


Y bueno, yo, al profundizar en la lectura infantil con mis hijos me descubrí aficionada.
Aficionada a mi niñez recorrida y de repente olvidada. Recordé mi capacidad de asombro. Reconocí lo simple y lo elemental de la literatura. Lo espontáneo y lo significativo que la expresión verbal y la expresión gráfica pueden albergar para el niño que habita en todos. Porque aunque los libros para niños son escritos por adultos, las historias, las emociones, los usos y costumbres que se impregnan en las hojas de un libro infantil son de todos, son para todos. Pues en este camino de vida todos somos niños y adultos.


El tiempo de compartir entre nosotros se volvió exquisito; las historias de cada libro y nuestra reacción y aprendizaje sobre esas historias nos hicieron crecer como familia, como individuos. Porque nuestra reflexión ante la vida misma, estaba ahí, sin forzar nada, solo disfrutando de la oportunidad de leer... y de re-pensar. Y entonces, solo así, la oportunidad de transformar. De Transformar-nos.
Ahora he confirmado, y no por el ataque mediático que nos venden, no solo la importancia de leer, sino la necesidad de hacerlo. La necesidad de encontrarte reflejado y escuchado; de compartir a nivel personal y como sociedad, nuestros modos de vida. Y de recuperar el sentido de comunidad. Bunko siempre apela y se manifiesta en favor de la inclusión social en un contexto de equidad mediante la acción constante. La apuesta más grande que veo en Bunko es a través de las actividades en familia: las veladas literarias, los eventos artísticos y las charlas entre adultos integrados a este proyecto de lectura han sido magníficos para nosotros. Nos enriquece a todos. Nos hace grandes en un mundo de pequeños.
Gracias enormes por la oportunidad de transformar nuestra vida... ROXANA 
Comentarios

Voces de Bunko Papalote celebrando 20 años.

Por: Claunnia Ayora Vázquez mamá de Emilio Gadea Ayora (jueves 6pm)


Conocí primero la propuesta de Bunko Papalote como tía y me pareció una gran idea, su inusual forma de compartir la literatura me daba la impresión de que no solo era divertido sino reflexivo para los pequeños que asistían.
Pero fue hasta que me colé a los talleres con mi bebé de 4 meses que viví en carne propia lo que verdaderamente se cocinaba dentro y fuera de los salones de Bunko Papalote.  Los veinte años que hoy cumple son el reflejo del compromiso de todas las personas que han sido parte de este  proyecto, el interés genuino por estar, por trabajar en equipo y por crecer como profesionales y personas. Es un trabajo dedicado, sistematizado, reflexionado, lo que no es común en otros talleres a los que asisten nuestros/as hijos/as y eso se agradece. Muestra que existe un compromiso personal en lo que hacen y no un simple  cumplimiento de trabajo.
La mayoría de las propuestas de talleres para niños que se encuentran en nuestra ciudad no tienen realmente un compromiso social, pues se cree que el trabajo termina en el momento en que planeamos y ejecutamos una actividad “linda” o interesante para los/as niños/as, pero no es así, un compromiso social está relacionado con la congruencia, donde lo que se piensa y se hace en el trabajo se vea reflejado en la vida cotidiana;  con  dejar el mundo un poco mejor que como lo  encontramos el día anterior; con transformar positivamente nuestra sociedad, hoja por hoja, palabra por palabra…  eso es lo que han hecho cada una de las Bunkeras durante los ocho años que llevo de conocerlas. 
Estoy feliz de haber presenciado unos cuantos años de los 20 que ahora se festejan, el regalo nos lo dan a nosotros y sobre todo a todos/as los/as niños/as que han desfilado en calcetines por las alfombras impecables de Bunko Papalote. Emilio se lleva este año como regalo el haber podido disfrutar un poco más de 768 cuentos de calidad y cada uno de estos se ven reflejados en su personalidad, sus respuestas, su aprendizaje, sus sueños y sus pensamientos. Ha escrito historias fantásticas y recorrido muchos kilómetros entretenido. Ha llorado, reído y se ha enojado con las historias pero jamás (desde los 4 meses y medio) a roto o maltratado un solo cuento propio o de Bunko Papalote, ¿Qué más podemos pedir?
Gracias Bunko Papalote y Felicidades.
Comentarios

Experiencias de servicio becario y social en Bunko Papalote







¡ Hola a todos (as) !


Mi nombre es Anel Flores Tapia, estudiante de primer semestre de Psicología.
En esta cuartilla te relataré la gran experiencia que viví y la enseñanza que me dejo el servicio becario, el la Biblioteca Infantil y Juvenil Bunko Papalote de Morelia.
“Servicio becario” confieso frase que al inicio me causó disgusto  tener que cumplir con este requisito.
Pero gran sorpresa me llevé desde el primer día es imposible no involucrarse en este trabajo tan impresionante que se realiza en este lugar. Mi labor era de asistente, por ejemplo apoyar a los niños a los que les costaba trabajo estar atentos en el libro que se veía ese día, llevarlos al baño, ayudarles a quitarse zapatos antes de entrar al taller y aplicar gel. Como anécdota en el primer día que estuve ahí, pude leerles un cuento sin tener todavía una experiencia con un grupo, aunque no fue tan difícil pues eran algo grandes de edad, aun así sentía algo de nervio, pero el resultado fue satisfactorio ya que los niños me recordaron desde esa vez.
Fue así que cada semana, gracias a las coordinadoras de la biblioteca, aprendí a tratarlos, comunicarme con ellos, tener más paciencia y tuve como resultado una que otra sonrisa y abrazo de agradecimiento.
Muchas veces  se piensa ¡qué aburrido o que estrés es trabajar con niños! , pero ahora pienso qué lindo es compartir con un ser humano en esa edad donde la imaginación es infinita, aparte la mente absorbe muchísimos conocimientos que en el futuro es seguro les servirán, para mejorar como persona.
La área en la que quiero adentrarme es en la educativa por lo cual, es necesario el contacto con niños en todas las edades posibles, así fue como a través de mi maestra, supe de Bunko Papalote, y su labor con niños y lectura. Que mejor lugar para aprender de sus actividades, y su comportamiento, fuera de la escuela.

Así que les hago la invitación a todos los interesados como yo en esta área o como maestras, créanme cuando les digo que es un muy buen lugar para aprender y conocer. No se arrepentirán se los aseguro.
Comentarios

Rebáncalos, varañas y sijolitos. Diccionario infantil de Bunko Papalote


                                                      
El día de la Mesa redonda en que festejamos de manera pública el 20 aniversario de Bunko Papalote como proyecto de promoción de lectura desde la sociedad civil, Roberto Peredo, escritor y parte de la familia de Bunko Papalote nos llevó estos lindos diccionarios escritos con la colaboración de Patricio Ortiz, papá de Bunko Papalote.
Rebáncalos, varañas y sijolitos es resultado de su esfuerzo y entusiasmo por rescatar del olvido un proyecto que comenzó hace algunos años producto de un taller de redacción que se dio en la biblioteca de Xalapa. 

En la presentación del libro nos cuenta:
"La tarea consistía en crear un documento con las palabras que los padres reportaran como invención -o transformación- de sus hijos pequeños, cuando apenas se iniciaban en el aprendizaje del habla. Gracias a la colaboración de decenas de papás y mamás logramos coleccionar más de 200 palabras y algunas otras invenciones. Con el fin de que la colección de términos se pareciera lo más posible a un diccionario nos permitimos añadir a cada una de las palabras una especie de definición."




En las bibliotecas podrán encontrar ejemplares en venta de esta publicación conmemorativa, además los invitamos a participar en su actualización, compartiéndonos las palabras de sus hijos para lograr una nueva edición corregida y aumentada. Pueden hacernos llegar sus colaboraciones a través de mensajes en nuestra página o en facebook, con el nombre y edad de sus hijos.

A continuación les compartimos algunos de los divertidos e ingeniosos términos:


abe
      abue/abuelita. Lo mismo se dice abe que abita, agüita, bulila, peca o tita. De cualquier
      manera es nuestra y nos consciente.
                                             Andrea (1.5 años) y Frida (1 año) 
acariñar
       acariciar; hacer cariños. Desde que Antonio inventó esta palabra mixta, la conjuga
       correctamente. Decía, por ejemplo: "¿Me acariñas?", o "Te quiero acariñar". Pronto 
       se convirtió en parte del vocabulario familiar. Algunas palabras infantiles son tan 
       precisas que bien haríamos en adoptarlas.
                                             Antonio (3 años)

barbar
        raspar con la barba. ¡¿Cómo?! ¿Nadie antes que Aryel había inventado este verbo? 
        Cuántas cosas aún hay por decir con la palabra exacta: tarea de niños y de poetas.
                                             Aryel (4.5 años)
cancanieves
        Blancanieves. Personaje de ficción infantil en versión para cachorros dálmata.
                                             Ma del Pilar y Xavier (2 y 3 años)
garrea
       diarrea/dolor de estómago. Neologismo que permite economizar palabras cuando 
      la diarrea viene acompañada de dolor de estómago, y uno no tiene tiempo como para 
      dar discursos.
                                             Agustín (4 años)



Comentarios

Talleres de Bunko Papalote en Centro Pamar de Morelia, Julio 2013

Por: Karen Domínguez
Coordinadora Bunko Papalote Morelia






En julio tuve la oportunidad de compartir talleres de lectura con la metodología de Bunko Papalote con algunos de los niños del Centro Pamar en Morelia, esto como parte del trabajo que estamos haciendo con el DIF Estatal de Michoacán para compartir nuestra metodología y visión de la lectura. Este trabajo implica además de talleres de formación en nuestra sede de Morelia el acompañar a los promotores en el proceso de descubrir las necesidades particulares de su comunidad en relación a espacios para el contacto con la literatura. 
Los niños asisten al centro Pamar  una vez por semana a compartir con otros niños experiencias sobre su vida cotidiana,  también reciben apoyo con sus tareas escolares y aprenden distintas manualidades, entre muchas otras actividades que sus coordinadoras planean con mucho gusto para ellos cada semana. Así que me uní a este gran equipo de trabajo en el que se encuentran varias promotoras que asistieron al taller de formación de Bunko Papalote en Enero y planee algunos libros, juegos y dinámicas para ellos.


Como cada primera vez con un grupo nuevo de niños estaba un tanto a la expectativa pues además en Bunko Papalote planeamos los libros conociendo los grupos que tenemos, la madurez lectora de los niños y niñas y sus intereses. En este caso, al no conocer a los niños no sabía si el libro que elegí para leer con ellos seria de su agrado, pero al iniciar el primer taller me sentí confiada ya que gracias a mi experiencia en diversos talleres y con diferentes grupos de niños puedo tener una idea aproximada de qué es lo que les interesa. Además todos los niños y niñas que conocí en ese lugar son muy atentos,  amables, respetuosos y todos estaban muy emocionados por conocerme y vivir la experiencia de la lectura con el taller de Bunko Papalote. 





Todos gozaron con nuestra propuesta y forma de compartir la lectura y dieron su opinión respecto al libro leído, esto ayudo mucho ya que pude ver que eran niños muy bien integrados entre ellos y a partir de ese momento y por los dos talleres siguientes disfrutamos juntos de cada lectura y cada actividad planeada. Fue una experiencia muy agradable para mí y sé que para ellos también  ya que el ultimo día que compartimos juntos  recibí de cada uno un gran abrazo y muchas hermosas palabras de agradecimiento. Fue una linda experiencia poder tener la oportunidad de seguir compartiendo con más niñ@s lo que hacemos cada día en la biblioteca.
Comentarios

Traficante de letras en Mérida. Primer Aniversario. ¡Muchas Felicidades!

Reseña preparada por Analuci Ayora
En el evento, al comprar la playera ganabas una cita a ciegas con un libro

Un día revisando mi correo, vi uno que Gialuanna, mi hermana e integrante de Bunko Papalote, me enviaba sobre un grupo que invitaba a la biblioteca a compartir su primer aniversario.
Tuve contacto sobre todo con Rulo Ztec con quien iniciamos un acercamiento que no se pudo concretar en una participación más activa este sábado 22 de junio pasado, pero que me dejo un gran sabor de boca pues en esta tierra del Faisán y el Venado, no es común encontrar propuestas así.

Ellos son Traficante de letras, Rulo, Carlos y Valentina

Dejaré que se presenten:
Somos un espacio itinerante de intercambio de aprendizajes, usualmente a través de la expresión escrita. Nuestras líneas de trabajo son las siguientes:
Intercambio de libros. Contamos con un stock de libros para trueque, el valor lo tiene la publicación misma pues todo cambio es uno por uno, aplicando la lógica de que lo que para uno tiene un valor para otro podría valer diferente.
Libros Libres. Espacio donde asumimos los costos de conseguir estas publicaciones y las ponemos a disposición de quien guste o a quien le interese lo que tenemos ahí. Los libros de esta línea son libres para que los tomes.



Biblioteca del Traficante. Descubrimos que necesitamos un lugar donde poder leer, y al ser un espacio itinerante también tenemos que construir un acervo para lectura que nos acompañe, esta es la Biblioteca del Traficante: Publicaciones que están para leer durante el evento.

  • Arón Sánchez “Apreciación literaria del cómic”
  • Gabriel Canul “Cuéntame una de vaqueros”
  • Grisel Riverón “Imaginación recuperada”
  • Zandra Pruneda “Trayectoria de sueños que parecen cuentos que aparecen sueños”
  • AlterArte es una revista que promueve el trabajo de creadores jóvenes en cualquier lugar. Surge en 2001 como un espacio impreso libre y sin censura. Se publica trimestralmente en formato de revista-objeto en ediciones temáticas.
  • Book Buffet es un proyecto que nace del intercambio de libros. Rechaza su valor monetario, para darles el valor de otro libro. Reciben libro tras libro, mientras dan uno tras otro. La dinámica consiste en llevar un libro que haya sido importante en tu andar por la vida, y recibirás así el libro importante de otro cazador de letras.
  • Cactus laboratorio Creativo Es una agencia  conformada por un grupo multidisciplinario de profesionales y creativos apasionados por la publicidad, el marketing cultural, la música, literatura, teatro, artes visuales, el deporte, apoyar a proyectos positivos y sobre todo crear nuevas ideas para que todos estos trabajos se conozcan y logren realizar su misión para la que fueron hechos.
  • Gato Negro. Serigrafía in situ
  • Cerramos la vuelta con Gato Negro, ellos tienen un proyecto de serigrafía en Progreso, Yucatán, y en el evento hicieron "Serigrafía In Situ", esto quiere decir que valió la pena que llevar una playera para imprimir en el lugar la imagen conmemorativa del primer aniversario de Traficante de Letras.




Plasmando ideas. Tenemos la necesidad de compartir lo que sabemos, lo que pensamos y lo que sentimos, afortunadamente descubrimos como hacer que esto contribuya a financiar el proyecto. Para ello estamos utilizando los stickers y las playeras que nos acompañan a los eventos para que puedan llevárselas colaborando con nuestros proyectos.
El programa del sábado estuvo compuesto de talleres:


Iniciando la construcción de un atrapa sueños colectivo



Y mesas con diferentes propuestas gráficas:
·       Colectivo Santiaguero.  Pensar que la riqueza humana que produce el empoderamiento cultural no tiene límites: bajo esta lógica no hay espacio para el egoísmo y la soberbia. Funcionan a través de la reciprocidad, el intercambio constante y el diálogo y es así cómo colaboran y otros colaboran con ellos.
·       Ciclo Turixes es un colectivo que promueve el uso de la bicicleta como un medio de transporte económico, social, no contaminante y saludable, con el fin de contribuir a lograr una ciudad más humana.
·       Kingdom Cómics nace de la necesidad de que los fans de las historietas tengan un punto de reunión en donde puedan hacer contacto con gente que disfruta de la lectura de los mismos, y también debido al cierre de la única tienda de comics en el sureste, Cómics Mundo Vid, en julio de 2011, este proyecto nace automáticamente el 1 de agosto de 2011, encabezado por Osvaldo León González, que en ese entonces laboraba como encargado de la tienda de Mérida, y recibe la propuesta de trabajar por cuenta propia, Más que como un negocio, como una continuidad a lo que Grupo Editorial Vid había logrado al iniciar operaciones en nuestro estado por casi una década, hacer que los jóvenes y adultos con gustos afines, tengan un punto de encuentro para el intercambio de ideas, opiniones y cómics, por supuesto.
·       Mono Rojo tal vez deberías pensarlo dos veces, es entre otra cosas, la mano que creó la imagen de Traficante, seguro podrás saber más viendo las fotos que presentamos: “ LEAMOS” es un  ejemplo de su trabajo.






Comentarios (1) Mostrar comentarios

Exposición de "Los cuentacuentos" en Bunko Papalote Morelia

Les compartimos fotos de la exposición de los trabajos de los niños acerca del libro de "Los cuentacuentos".




Este libro nos cuenta que hace mucho tiempo la gente empezó a hacer figuras de barro sobre personas importantes en sus comunidades: los cuentacuentos.





Los cuentacuentos son figuras de personas o animales que parecen estar hablando o cantando y normalmente tienen pequeñas figuras encima –los oyentes- a los cuáles a través de relatos orales enseñan y recuerdan las historias de su gente. 







Aquí los cuentos que escribieron los niños -retomando historias de sus familias o inventadas- que luego  nos contaron de manera oral en taller y sus cuentacuentos.







                                     





Parte importante de nuestra exposición está en la retroalimentación y para eso los chicos prepararon con mucho esmero sus buzones de comentarios. Gracias a todos los visitantes por sus comentarios cariñosos a los jóvenes escritores. Todos ellos comentaron que les gustó mucho recibir sus mensajes.







Aquí les compartimos algunos de los cuentacuentos para que puedan leerlos.



















Si quieres dejar algún comentario es muy bienvenido.

Comentarios

Celebrando el Día del niño, los niños nos cuentan.



El jueves pasado tuvimos en la biblioteca de Morelia nuestra celebración del feliz encuentro entre relatos, libros y niños, con la participación de "Proyecto Momo" y una exposición sobre el trabajo que hicieron los niños con el libro "Los cuentacuentos" que aun pueden visitar y comentar.

Ayer, 30 de abril, celebramos con ellos como todos los días, compartiendo historias cercanas y lejanas que nos invitan a dialogar, reflexionar y crear. Con los más grandes hicimos una reflexión sobre la infancia, ¿qué significa ser niños para ellos, ya tan cerca de la adolescencia? y esto fue lo que nos compartieron a través de sus escritos y dibujos:


Patricio (10 años) nos compartió en dos lineas y este par de dibujos que para el ser niño significa dos cosas:

Tener tiempo libre y tener mucho por delante.


Texto de Patricio


Dibujo de Patricio como adulto serio que usa shampoo sabor Pizza

Otro adulto vestido de traje, muy propio pero que es un mono y tiene un amigo imaginario




Karen (11 años) nos dice:




También nos compartió este dibujo mientras leíamos acerca de una aventura sobrenatural en plena selva, del libro de Norma Munoz Ledo, Supernaturalia. Que les recomendamos mucho.
La técnica que usó Karen en este dibujo es el lapicero, ¡Interesante, no!






Ahora toca el turno del texto de Amando Yahvé (13 años) , que como notarán es su seudónimo:

Un niño...

El ser niño es algo que apreciamos, pues no lo volvemos a vivir.
El ser niño implica tener energía, y aunque esté agobiado voy a seguir jugando.
El ser niño implica preocuparse por los demás, pues en los demás me ayudo yo.
El ser niño es ver a papá y a mamá como dioses omnipotentes que me escuchan a mi y solo a mi.
El ser niño implica:

pelear por la atención y no pelear por el dinero
ingenuidad, aunque ante otros me muestre "ignorante"
tener ideas grandes de lo que podría pasar y sobre todo de lo que voy a lograr
saber escuchar, así como ser tolerante con los demás
ser una esponja que absorve todo,  ¡lo bueno y lo malo!
Ser niño implica ser feliz 
y sin importar lo que pase voy a volver a sonreír.






La coordinadora escribe junto a los niños y reflexiona con ellos, en este caso por una infancia hace ya tiempo pasada.


Días de infancia

Mi infancia pasó rápido ante mis ojos
como hermana mayor
y encargada del ejemplo
muy pronto en la vida
tomé la postura de la calma y la mesura.

Hoy haciendo un recuento
de aquellos días de infancia
pienso en los columpios
los días junto al mar
la risa despreocupada,
el eterno divagar.

También recuerdo los ratos
en que tanto me aburría
en que las posibilidades se agotaban
y la risa se escabullía,
en que iba a pasos gigantes
creciendo mis ojos de niña.

Ya hace un tiempo que dejé la fantasía
pero gozo del recuerdo
del color y la alegría
y aun en cada esquina
sonrío cuando a mi llega
un guiño de aquellos días.


Estas son nuestras ideas y reflexiones salpicadas de emociones, anhelos, sueños y cargadas de imaginación. Ahora nos encantaría leer ¿qué significa para ti ser niñ@?
Comparte con nosotros, escribe un comentario que luego leeremos juntos en el taller.






Comentarios

Recuerdos de la Bebeteca en la Filij 2012


El año pasado fuimos invitadas por tercera ocasión a participar en la bebeteca de la 32 Filij en la ciudad de México compartiendo con otros proyectos que trabajan con bebés en varias partes de la república.

Fue una experiencia muy enriquecedora tanto para nosotras, como promotoras de lectura, como para las familias que se acercaron y pudieron disfrutar de un espacio especial para ellos, de un momento de lectura y de varias propuestas en torno a los libros pensadas para los más pequeños. Este año nos están invitando de nueva cuenta y estamos preparándonos para volver a reunirnos con este gran equipo de la bebeteca de la feria, que año con año nos abre las puertas, con profesionalismo, respeto y mucho, pero mucho corazón. 

En esta última edición de la Filij  participamos además en el II Encuentro Internacional de Cultura Lectora: "La lectura como vínculo de la diversidad cultural". En este encuentro además de conocer otras propuestas y diversas y enriquecedoras miradas acerca del mundo de la cultura lectora pudimos compartir con algunos de los asistentes nuestra propuesta de trabajo con bebés en el taller que impartimos:  "¿Lectura con bebés? Algo más que libros."


Hace un tiempo una de las participantes del taller nos envió un cuento que escribió a partir de su experiencia en el mismo. Pamela nos cuenta a través de esta historia algunas de las cosas que se quedaron con ella a partir de este espacio de reflexión que compartimos y nos derritió el corazón por su capacidad de trasladar esto al ámbito literario.  
Gracias a su generosa disposición nos permitió compartir con ustedes su cuento.


"Un monstruo en el taller para bebés"

Escrito por Pamela I. Castillo
Dedicado a mis maestras y compañeras
del taller de lectura para bebés;
 gracias por compartir conmigo
este delicioso descubrimiento.

Esta es la historia de un Gran monstruo que era escritor de novelas…era muy feliz leyendo en silencio  y voz alta por las noches, en las cafeterías llenas de monstruos como él.
Todos los días rumbo a su casa o al cine, caminaba con su enorme cuerpo y sus pesadas y peludas patas entre la gente. A cada paso que daba, todo a su alrededor se estremecía: las mesas de las cafeterías se volteaban, los hidrantes reventaban, algunas alarmas de los automóviles se activaban y sin poder evitarlo: iba haciendo llorar a los niños.
 Era muy bueno disimulando, pero dentro, muy dentro, eso no le parecía muy agradable.
Sentía algunas veces que era un monstruo muy torpe y ese sentimiento se peleaba sin querer con aquel otro que le decía -¡mírate, eres un enorme monstruo, tan verde y escamoso, como no hay otro igual, que bueno que los niños lloren y la ciudad retumbe a tu paso!-
Y él pensaba entonces que así tenía que ser, todos los monstruos de la ciudad eran igualitos a él y definitivamente nunca los había visto avergonzarse de su enorme, torpe, brusco y monstruoso cuerpo. 
Algunas veces en las librerías veía a los monstruos como él con extrañas habilidades, se movían, brincaban, pegaban de gritos frente a niños que no lloraban, se divertían mirando al monstruo saltimbanqui. Y aunque esto le gustaba, nunca se atrevió ya que dio por hecho que pasar así el rato, para él, sería imposible.
Un día se abrió la convocatoria para ir a tomar unos cursos que le servirían en su serio, silencioso y solitario trabajo de escritor  justo en la feria del libro de ciudad monstruo así que luego de un par de llamadas quedó inscrito.  Cuál fue su sorpresa cuando se presentó en el salón principal y miró su nombre en una lista de un taller muy extraño.  Se colocó sus lentes e hizo los ojos chiquitos para enfocar bien: “TALLER DE LECTURA PARA BEBÉS.  Algo más que solo lectura”
Primero guardó silencio, observó todos los otros talleres: LLENO, LLENO, LLENO. –No puede ser- se dijo en silencio mientras daba un paso hacia atrás…-¿y que se supone que voy a hacer yo en un taller como esos?, no, no, no.  Prendió su celular y marcó rapidamente - Hola Adriana, si, mira…hay un error en los talleres, me inscribiste en…si para bebés…pero…ok, me parece perfecto, que tengas un gran día-No había de otra.
Tenía las manos sudorosas ¿qué iba a hacer cuando llegara a leer entre todas aquellas delicadas lectoras para bebés, con voces suaves y gestos ligeros?, él ¡todo el tiempo tendría que ser un monstruo!
Esta vez, no le quedó ninguna forma para escaparse.  Pensándolo bien durante un buen rato, decidió que lo intentaría y hablaría muy poco y no se movería de su lugar ni para servirse café o tomar galletitas, no fuera a ser que tirara algo con la cola o despegara una lampara del techo al que llegaba su enorme cabeza.
Antes de irse a dormir preparó todo con la intención de que no hubiera pretextos para no llegar a enfrentarse a su nuevo curso así que guardó  su cuaderno, su pluma dentro de su mochila color morado, que era, pues, su favorita.
A la mañana siguiente un par de patas enormes se abrían paso con dificultad en el salón de clases de lectura y con su enorme cuerpo, haciendo un gran alboroto, se sentó en una sillita donde apenas cabía  dispuesto y seguro de su decisión… Aunque para colmo había llegado tarde y no había nada de galletitas ni café para quitarse los nervios…todas las lectoras se presentaban y comentaban entre sí sobre sus diversas actividades para los niños mientras el monstruo los observaba, dejándose liberar por un momento de sus prejuicios y llenándose de curiosidad…Llegó el turno de presentarse, ¡le sudaban las garras y sentía que el corazón se escuchaba por todo el edificio! Se aclaró la garganta, mientras que sus compañeras le clavaban los ojos encima muy abiertos y con voz, lo más cordial que pudo dijo –Buenos días, yo soy monstruo y soy escritor, y quisiera aprender cómo se leen libros para niños-
De pronto notó que las palabras que él estaba sintiendo pasaron atolondradas sobre las que su mente quería decir y sin más salieron de su boca, haciéndole confesar el no saber leer libros a niños. 
Los tres días del curso la pasó rapidísimo, haciendo comentarios sobre su experiencia como lector, recortando y pegando complicados personajes de cuentos de hadas…todo iba de maravilla, hasta que, por la tarde, a la profesora se le ocurrió que sería bueno ver un poco de una película, y que la llevaba preparada, y que estaría muy bien para entender lo que se había visto, así, que no hubo más remedio…se acomodaron todos para ver y cuál fue su sorpresa…5 niños de diferentes naciones cada uno, desde el embarazo hasta su nacimiento.  Miró a un niño africano, jugar todo el tiempo en la tierra mientras su mamá lo acariciaba muy rico; a otro, de Mongolia, muy bien abrigado y entre borregos, solo; miró a otros más reír y la forma en la que sus caras cambiaban de forma cada vez que miraban algo que consideraban importante aprender. 
Poco a poco, con la música y las imágenes fue sintiendo como algo se partía dentro de él.  Algo calientito que le subió a la cabeza desde el estómago y luego bajó hasta sus pies, sus ojos se llenaron de lágrimas que quiso disimular, porque ya hemos dicho que era muy bueno disimulando, pero esta vez, no lo logró del todo. Se agachó tantito y respiró hondo,  después de la película, la maestra los puso en un círculo a leer libros para niños pero él no quiso ser voluntario aunque tuvo que reconocer que todos los libros le habían gustado, en especial uno de una gallina que se cae de un huevo porque no puede empollarlo.
Escuchó con atención la lectura, terminó el taller y parecía que no, pero algo, muy dentro, muy en el fondo del monstruo había cambiado, definitivamente ya no era el mismo, ahora sentía una enorme paz y sus movimientos eran delicados como los de cualquier monstruo monstruoso de su clase…
Salió porfín del edificio casi corriendo y no se dio cuenta como una piel negra comenzó a caérsele mientras caminaba, se despegaba de su lomo lleno de escamas hasta quedar amontonado en su larga cola…y a su paso iba dejando huella de algo muy especial, sus escamas, aquellas que antes fueran unas escamas verdes y aburridas se veían diferente, era como un pequeño resplandor de colores en sus orillitas.  Lo notó mientras daba la vuelta en la esquina para encontrarse con su hijito monstruo que por fin pudo ver a su papá contento y tomarlo de la mano mientras le ofrecía con la otra el delicioso helado de chocolate con limón y papá monstruo le dio una probadita.  Dicen que los vieron alejarse muy despacio mientras él le contaba el cuento de una gallina que se caía de su huevo por quererlo empollar y la historia de unos niños que gustaban de la tierra y pensó muy quedito, solo para él, lo que era en realidad “algo más que solo lectura” .



Comentarios

Las familias en Morelia nos comentan...


Comentarios de mamás y papás sobre la "Velada Literaria" en  Diciembre de 2012 en Morelia.


Gracias a todas las familias que participaron en esta velada y que nos enviaron sus impresiones para poder compartirlas con todos ustedes.






Gely nos contó..
que la lectura del cuento “El jardín del abuelo” le recordó cómo había sido su propia relación con sus abuelos. También que vió a los participantes muy contentos recordando su infancia. Ella cree que la plática en torno a la lectura y la invitación a contactar con la infancia  de la dinámica posterior les dijo algo muy íntimo de sus vidas. Pensó que quizá varios papás también recordaron la inocencia de sus años infantiles.
Para ella, este ejercicio fue una experiencia agradable e intensa porque  le  recordó  una  etapa de su infancia, recordó sensaciones y sentimientos muy claramente de cuando tenía como 4 años. Su abuelo tenía una botica y para ella, él era una persona muy querida. Logró trasladarse a momentos muy queridos de su infancia, justo cuando  su abuelo trabajaba en la  botica. Identificó desde un olor a alcohol hasta una  naftalina y remedios caseros. Después del ejercicio le llegaron otros recuerdos, entre ellos, lo que significó  la muerte de su abuelo y cómo lo vivió. Finalmente nos contó que pudo darse cuenta de que su hija  mayor,  quien asistía a Bunko cuando era niña y también estuvo en la dinámica  también se emocionó mucho.



Ana nos escribió:
Como adulto la Navidad necesariamente comienza con reflexiones, aquello que nos recuerda nuestras más felices infancias. El cuento que Lupita nos compartió tenía toda una historia para nosotros adultos, responsables de compartir con nuestros hijos sus herencias verdaderas. Me refiero a las herencias familiares de recuerdos, momentos importantes. Me refiero a las que los envisten de pertenencia al mundo y portadores de una cadena larga de hombres y mujeres que vivieron antes que ellos y que son causa de su existencia. A mí me conmovió mucho la historia y también el ejercicio de los olores porque ya estando encausada recordé a mi abuelita y su cocina y su dulce de leche y las deliciosas canelitas (los dulces rojos que tenían un diablito en la envoltura). El recuerdo es mío pero mi hija ahora me recita muy emocionada todos los apellidos propios que se ha aprendido y yo sé, cuando me los dice una y otra vez, que son parte de quien es ella y quien soy yo y entonces la Navidad se comparte también con los que partieron pero queremos y honramos.



Adolfo nos envió este mensaje:

Mi experiencia en la última velada literaria del año fue muy positiva. El ejercicio del olfato trajo a mi mente memorias que hace mucho no recordaba y que fue bueno recordar porque me ayudó a reflexionar acerca de las experiencias que en este momento están viviendo mis hijas y que en el futuro formarán parte de pláticas familiares donde alguien diga: “te acuerdas cuando íbamos a Bunko….”

Para mejorar las veladas literarias tal vez convendría usar micrófono durante la lectura para que tu voz no se pierda entre las voces de los inquietos nenes. También sugiero que se utilice música e iluminación para crear un mejor ambiente, y no me refiero a nada complicado, simplemente tener música de fondo acorde a la lectura, apagar algunas luces y que sólo la persona que está leyendo tenga iluminación suficiente. Son sólo algunas ideas que habría que poner a prueba para que las veladas sean más memorables.

Me gustó mucho que parte de la velada fuera sólo para mamás/papás y que los niños se fueran a hacer otra actividad.


Alma nos dice de la velada:
Un tiempo para estar con mis hijos, un tiempo en donde habrá actividades estructurados para ellos y donde podré convivir con otros adultos al mismo tiempo.
La realización de esa última oración se ha convertido en un bálsamo para mis nervios, un alivio para mi estrés de “mama moderna”.  La ultima velada literaria organizada en Bunko Papalote Morelia, fue justamente eso: un espacio en donde pude estar con mis tres hijos de diez y cuatro años y mi bebé de nueve meses y vivirlo de una manera des-estresante y relajadora.  Hubo una actividad para l@s niñ@s que me encantó: trabajaron con cajas de cartón, rollos vacíos de papel higiénico, papel de colores, y más material para hacer árboles navideños. A mí me fascina el aspecto de re-utilizar la “basura” en las manualidades.  (Y a través de los años en Bunko he sido testigo del compromiso que tienen en ser un espacio verde.)  
Los arboles de mis niños son encantadores y aun a estas alturas del año, son el orgullo de la mesa de la cocina (él bebe no pudo hacer la manualidad ya que las bolitas de papel eran irresistibles para él y quiso comérselas todas). Para las mamás y papás hubo una visualización guiada por Edith.  La visualización era relajadora y estimulante a la vez. Y cuando llegaron mis niños más grandes con sus árboles navideños, fue con singular alegría que les mostré un paquete pequeño también hecho de un rollo vacío de papel higiénico.  Mi hijo de cuatro tenía más curiosidad por el paquete y le expliqué que les tenía un regalito para ellos que íbamos a abrir en casa.  El regalo era un dibujo que hice como parte de la reflexión después de la visualización guiada.
La velada terminó con hamburguesas vegetarianas deliciosas y mis hijos pidiendo quedarse más tiempo.  Cuando dos niños de diez y cuatro piden quedarse más tiempo en una biblioteca, es cuando supe que la lectura se vive de muchas formas.  Como familia vivimos la lectura día a día, y eso es gracias a Bunko Papalote. 


Comentarios

Nos llegó está invitación...


Centro de Estudios de Desarrollo Infantil Invita




TALLER BREVE: “SEXUALIDAD INFANTIL Y SALUD DE NUESTROS HIJOS”

Comparte con nosotros dos días de reflexión y análisis de información actual y científica en materia de salud y sexualidad infantil. Un espacio de encuentro amistoso y reflexivo para padres y maestros, donde podremos escuchar otras voces y aprender unos de otros.
Temas sobre los que se trabajará:
o 1er Día. La salud de nuestros hijos. Psic. Luis Gadea. La salud es consecuencia de una vida sana. Análisis de los elementos de la salud: nutrición, higiene, sol, agua, aire, ejercicio y deporte, sueño. Medidas preventivas
o 2º Día. La sexualidad infantil y su desarrollo. Psic. Claunnia Ayora. La entrada al mundo de la sexualidad tiene una enorme importancia y no termina de expresarse día con día, es nuestra responsabilidad como padres ofrecer a nuestros hijos la posibilidad del ejercicio integral, racional, placentero y responsable de la sexualidad a través de una educación adecuada.
Los temas se enriquecerán con lecturas y material de trabajo.
Talleristas:
Claunnia Ayora es egresada de la carrera de Psicología Educativa de la Universidad Autónoma Metropolitana, en el Distrito Federal, especializada en adolescencia y sexualidad por la Universidad Nacional Autónoma de México, con más de 18 años de experiencia profesional.
Miembro fundador de la Sociedad Civil denominada Desarrollo Psicológico Infantil., con la cual ha realizado y participado en diversas actividades psicopedagógicas, tales como: conferencias, talleres, diplomados, simposios y congresos relacionados con la educación y el desarrollo humano; dirigidos a padres de familia, maestr@s, educadoras, estudiantes, médicos, etc.
Creadora del taller “Un espacio para ti” y del Diplomado “Creciendo juntos” dirigido a niños y jóvenes con temas de sexualidad y habilidades de vida, del taller “Sexualidad humana y su desarrollo” dirigido a padres y maestros de distintas universidades y colegios.
Coordinadora del programa Escuela para padres y maestros y del diplomado en Desarrollo psicológico infantil, haciendo equipo con el Psicólogo Luis Gadea de Nicolás.






Luis Gadea de Nicolás, psicólogo egresado de la UNAM especializado en desarrollo humano. Ha trabajado durante más de treinta años con miles de padres de familia, maestros y niños a lo largo de la República Mexicana. Pionero en la organización de “Escuelas para padres” espacios donde los padres de familia analizan la información más relevante que en materia de desarrollo infantil ofrecen la psicología contemporánea y las ciencias de la salud.
Profesor invitado de muchas de las principales universidades y escuelas normales del país donde ha impartido cursos sobre los diversos aspectos del desarrollo infantil y en particular, sobre Psicología genética y cognoscitivismo (Piaget-Vygotski). Es instructor del Programa de Educación Continua de la Facultad de Psicología de la UNAM.
Es autor del libro y del cuaderno de trabajo titulados “Escuela para padres y maestros” y de tres nuevos libros de desarrollo infantil titulados: La vida afectiva, La inteligencia humana y su desarrollo y La salud de nuestros hijos.





JUEVES 12 y VIERNES 13 DE MAYO DE 2011 DE 9:00 A 13:00 HRS. Costo:$500.00 dos sesiones.
Sede: Biblioteca infantil y juvenil Bunko Papalote. Río Tesechoacán No. 41. Col. Cuauhtemoc. Xalapa, Ver.
Inf. e inscripciones: Psic. Claunnia Ayora Vázquez claunnia@hotmail.com / cel. 2281460592
Psic. Luis Gadea gadealuis@hotmail.com / cel. 2281332288
Comentarios