Bunko Papalote, A.C.

Leer para transformar...

2do Espacio de Reflexión con familias en Xalapa. Junio 2014








En este espacio participaron los papás y mamás de los niños que asisten a la Biblioteca, los cuales se mostraron interesados, atentos, dispuestos a escuchar y a intercambiar opiniones con nosotras y con el resto de las familias asistentes.


El tema de la reunión fue “La literatura como punto de partida para la reflexión” y tuvo como objetivo compartir con mamás y papás conceptos relacionados con los aspectos literarios de la metodología de trabajo de BP.  Nuestra compañera Irene de Hoyos fue la encargada, en esta ocasión, de desarrollar el tema. Los libros que leímos con las familias fueron: Sencillamente tú, de Heinz Janisch y Juta Bauer, leído por Irene con una sensibilidad impresionante y, el cuento de Loro Barranquero en el libro de El invisible director de Orquesta, leído por Aída Jiménez en una interpretación bastante elocuente y divertida.



Trabajamos el tema de una manera muy particular y en congruencia con el “clima futbolero”, cada papá o mamá asistente podía pasar el balón y contestar algunas preguntas relacionadas con las características de la literatura y el lenguaje literario, así como con sus experiencias respecto a algunos libros cuyos hijos se han llevado a casa.

Para el equipo Bunko Papalote, cada una de estas reuniones tiene un sentido muy importante y es el lograr generar un espacio de encuentro con los papás y mamás de los niños con los que trabajamos. Apostamos que esos espacios nos permiten transparentar los aspectos no visibles que sustentan nuestra forma de trabajo y facilitan el intercambio de conocimientos y experiencias con respecto a la metodología que hemos ido conformando a lo largo del tiempo.


La asistencia de las familias permite escucharnos mutuamente y entender qué es lo que ha hecho que la Biblioteca Bunko Papalote sea un proyecto sólido que ha persistido a lo largo de veinte años, como un espacio de encuentro entre bebés, niños y adolescentes que a través de la lectura de literatura comparten experiencias, socializan, conocen historias, dialogan sobre lo que leen, son escuchados y disfrutan lo que viven.

Gracias a todos los papás y mamás que asistieron, leyeron con nosotras y nos permitieron seguir creyendo que aun es posible (y necesario) leer para transformar.



 [
Comentarios

Segundo Espacio de Reflexión para familias 2014, en Xalapa


Comentarios

Próximos Espacios de Reflexión con familias en Morelia




Comentarios

Habitar espacios de reflexión colectiva


 Este artículo fue escrito por Gialuanna Ayora, coordinadora de Xalapa para el número de abril de la revista electrónica Ser Tribu http://sertribu.com/revista.html





La separación que comúnmente hacemos entre los conceptos de teoría y práctica, es más una construcción prejuiciosa que una realidad. Decimos que una persona es “más teórica” y otra es “más práctica” pero pienso que lo que siempre vemos en cualquier persona es praxis, es decir, la conjunción de ambas dimensiones, porque son más bien imposibles de separar.
Los seres humanos, de cualquier edad y condición somos práctica todo el tiempo, práctica social y cultural: cuando aparentemente no hacemos nada, cuando comemos, cuando leemos, cuando vamos al baño, cuando damos una conferencia. Actuamos a cada momento mostrando con nuestro actuar cómo pensamos.
La práctica social y cultural, cualquiera que esta sea responde entonces a formas de construir conocimiento de nuestro mundo, responde a la manera en cómo queremos habitarlo y cómo queremos relacionarnos con los demás habitantes en él. Esas ideas sobre lo que queremos, cómo lo queremos y adónde vamos, son ideas de otros re-significadas por nosotros, apropiadas por nosotros para darle sentido a nuestro actuar. Es la teoría la que está detrás de nuestra práctica, de manera no visible a simple vista. Sin embargo, puede ser más o menos consciente en quien la pone de manifiesto: puede serlo de manera más profundizada, compleja o rebuscada cuando está presente en una conferencia y más sencilla o de sentido común cuando vamos al baño. Pero sea como sea, la “teoría” es la suma de ideas que nos guían, la conformamos con lo que hemos escuchado de nuestros padres, con lo que hemos leído, aprendido en la escuela, aprendido viviendo simplemente y que hemos ido integrando de maneras diversas a nuestra práctica cotidiana.  Un poquito de aquí y un poquito de allá.
Cuando tenemos oportunidad de asistir desde que somos pequeños a espacios de reflexión colectiva, podemos ser más rápidamente conscientes de las ideas que guían nuestra práctica. Necesariamente, escuchar y ver otras formas de re-significar las ideas y las prácticas, de argumentar acerca de nuestras formas de mirar la realidad y la de los demás, nos cuestiona. Un espacio de reflexión colectiva basado en el diálogo nos permitirá abrirnos a múltiples cuestionamientos  sobre nosotros mismos y los demás, nos permitirá mirar lo mismo de otras maneras, enriquecernos y transformarnos.
La capacidad de visitar la doble vía, de ir de las ideas a la práctica y de regreso, de lograr llevar a la consciencia aquella teoría que guía nuestra práctica para cuestionarla, se ejercita, en nuestro camino encontramos seres increíbles que ponen a nuestra disposición ideas para ser reflexionadas, dialogadas contrastadas, para luego poder apropiárnoslas y llevarlas a la práctica a nuestra manera; seres igualmente increíbles que proponen prácticas concretas para después ser reflexionadas, dialogadas, contrastadas para poder llevarlas a las ideas, hacerlas nuestras y sustentar con ellas otras prácticas.
Los espacios de reflexión colectiva permiten que las diferentes formas de re-significar la realidad tengan cabida, algunas de esas formas habrán surgido primero de las ideas y se habrán convertido en práctica, otras habrán salido de la acción para convertirse en idea…sin el diálogo de doble vía no sería posible “darnos cuenta”, no sería posible nuestra transformación. Es por esto que para conocer a una persona a profundidad no vasta con saber lo que opina, o solamente lo que hace, es necesario que nos diga por qué hace lo que hace y nos enseñe cómo hace lo que dice.
El primer espacio de reflexión colectiva es el hogar, en él los niños aprenden a leer su mundo, a tomar las ideas de sus padres para re-significarlas y crear sus propias percepciones y sus propias prácticas. La clave de las posibilidades reflexivas en ese colectivo está en la equidad para pensar, expresar y dudar. En el ejercicio de cuestionar para entender y no para enjuiciar. A partir de este espacio primario de reflexión aparecen en nuestra vida otras posibilidades. Unos espacios más cognitivos, otros más motrices, el equilibrio es la clave. 
Leer para transformar es el lema de Bunko Papalote A.C., como otros espacios de reflexión colectiva trabajamos con ideas de la literatura infantil y de las personitas que las leen, para dialogar, llevar a la práctica y a la teoría, lo que leemos del mundo, escrito en un libro, en una persona, o en la naturaleza, y así enriquecer nuestra praxis aportando desde ambas vías a la construcción de un mundo mejor para todos.



Comentarios

Abril, mes del niñ@, mes del libro... Y ¿qué pasa con los jóvenes y la lectura de literatura?

Por: Lupita Queirolo G.
Coordinadora Bunko Papalote Morelia





Abril, mes del niñ@, mes del libro… Y ¿qué pasa con los jóvenes y la lectura de literatura?

En este mes celebramos en Bunko Papalote el encuentro entre bebés, niñ@s, jóvenes y sus familias, y la literatura -oral y escrita- en cualquier soporte que se presente. Sea una historia narrada de viva voz, impresa en un libro o vista en un dispositivo digital, en Bunko Papalote creemos que la literatura compartida en espacios sociales con una clara propuesta e intencionalidad puede aportar:
-       al desarrollo del diálogo,
-       al reconocimiento y aprecio del valor del otro y de la diversidad
-       a generar -al vivirla como práctica significativa- una postura reflexiva y propositiva que haga de nuestras vidas espacios permanentes de exploración,  introspección, expresión y transformación.

Hoy más que nunca, nuestra participación colectiva nutrida por el sentido de responsabilidad personal es necesaria y está cambiando al mundo. La capacidad de crear y llevar a cabo soluciones viables a los problemas que nos aquejan, depende de nuestra habilidad para imaginar nuevas realidades, y la confianza para llevarlas a cabo. Bebés, niños y jóvenes necesitan espacios de acompañamiento para interactuar con otros, explorar, comunicarse y construir una mirada más amplia de sí mismos y de su realidad.

La literatura es una fuente ancestral no solo de experiencias humanas -ideas, formas de interpretar, sentir, ser y hacer-, sino también un espacio de producción simbólica abierto a todos y que nos compete a todos. Compartir literatura puede invitarnos a crear una visión y voz propia de nuestra realidad que nos permita sentirnos más parte de ella, más involucrados: actores y no espectadores pasivos.
El escritor y periodista uruguayo Eduardo Galeano le da un lugar central a la literatura en nuestras vidas con esta frase:  “los científicos dicen que estamos hechos de átomos pero a mi un pajarito me contó que estamos hechos de historias.”

Los jóvenes y la literatura
La pre adolescencia y la adolescencia, etapas del desarrollo marcadas por cambios físicos y por la incertidumbre de entrar al mundo tan complejo de los adultos, genera en los jóvenes inquietud y ansiedad. Emociones que pueden encontrar salida y alivio a través del contacto con la literatura, poblada con modelos de experiencia y un sin fin de palabras para nombrar y construir su propia manera de vivir esta transición. Además, nosotros los adultos al compartir lecturas con ellos, podemos ampliar las visiones de la realidad a las que tienen acceso a través de los medios de comunicación y la tecnología, y con esto garantizamos espacios de diálogo. La antropóloga Margaret Mead afirma que estos espacios deberán partir de la base de que ambas partes -adultos y jóvenes- comprendan que aun hablando el mismo idioma  a veces las mismas palabras significan distintas cosas ya que cada uno pertenece a una época y circunstancia histórica muy diferente. Pero que si ambos están dispuestos a escuchar y preguntar es posible el inicio de una larga conversación.


Así que los invitamos a compartir espacios de lectura y diálogo: en casa rodeados del amor y cercanía familiar y con nosotros en la biblioteca, en contacto con sus pares, una propuesta literaria amplia y un ambiente de reflexión y creatividad.


Comentarios

¡Te invitamos a nuestro tejido Literario en Morelia!



Comentarios

4ta semana "Leer para transformar" en Morelia. ¡Los esperamos!




Comentarios

Primer Espacio de Reflexión con familias en Xalapa, Febrero 2014

Los días 25 y 26 de Febrero, en  Xalapa, tuvimos el primer espacio de reflexión con familias del 2014.


En esta ocasión nuestro objetivo fue compartir con mamás y papás algunos de los conceptos relacionados con la lectura, desde los cuales, Bunko Papalote sustenta sus acciones dentro de los talleres con los niños.






Generalmente, solemos desarrollar nuestras reuniones con alguna lectura que nos parezca propicia para
compartir con mamás y papás.
Para esta reunión el libro que leímos fue:   ¡Me como esa coma! de José Antonio Millán. Un texto que, sin duda alguna, nos ayudó a reflexionar acerca de la importancia de utilizar las comas con la formalidad debida.



Las familias pudieron expresar cuál fue la página que más llamó su atención o que les generó alguna duda respecto al uso de la coma; y es que las ilustraciones de Emilio Urberoaga, hacen de este texto una revisión formal del lenguaje, pero de manera divertida y amena.

Los papás y mamás asistentes pudieron además dialogar en grupos pequeños acerca del sentido de la lectura en sus vidas, de los eventos que marcaron su acercamiento a la lectura y de las razones que los llevan a buscar un espacio como Bunko Papalote para sus hijos e hijas.

El tema estuvo a cargo de nuestra compañera Irene de Hoyos Parra quien abordó los aspectos literarios  de nuestra metodología enfocándose en lo que significa el acto de leer desde la mirada de Bunko Papalote y lo que implica ser lector o formar a un lector como parte del trabajo que realizamos dentro de los talleres de lectura con niños y jóvenes.

Esperamos que los papás y mamás que no pudieron asistir en esta ocasión a la reunión, puedan acompañarnos en las dos reuniones que quedan pendientes en este año 2014. Su presencia es importante porque nos permite dialogar y conocernos un poco más. Solo así podemos mejorar nuestro trabajo, generar una dinámica de escucha atenta y recíproca que beneficie a nuestra comunidad.

Aquí les compartimos algunos comentarios de las familias asistentes, agradeciéndoles su participación y entusiasmo.

-“(Asistir a las reuniones)  me ayuda a entender la dinámica y sentido de los talleres” (Marina, mamá de una niña de 3 años).

-“Me ayuda a escuchar a otros” (Andrea, mamá de un niño de 2 años).

-“Lo disfruto y aprendo, recuerdo qué significa Bunko Papalote en nuestras vidas” (Roberto, papá de un niño de 12 años y otro de 6 años).

















Comentarios

Taller de acercamiento a la metodología de Bunko Papalote, A.C. con profesores de Cosautlán, Veracruz


Por: Norma Téllez, coordinadora Bunko Papalote Xalapa


En Bunko Papalote Xalapa, el día viernes 31 de enero tuvimos el agrado de trabajar con un grupo de docentes de nivel primaria del Municipio de Cosautlán, quienes  tenían interés en conocer el trabajo que realiza la Biblioteca Bunko Papalote respecto a la promoción de la lectura.

Para los profesores, es necesario acercarse y conocer formas de trabajo distintas que enriquezcan su quehacer ante grupo, principalmente, en el área de la lectura y  literatura infantil. Por ello, organizar una visita de acercamiento a la metodología de Bunko Papalote, A.C. resultó ser una necesidad personal y profesional que fue contagiando a más y más docentes de la escuela Primaria “Valentín Gómez Farías” hasta generar las condiciones que les permitieron asistir y conocer el trabajo que se realiza en la Biblioteca.

Los docentes vivenciaron un taller de lectura que generó en ellos entusiasmo y emoción, pues en Bunko Papalote, A.C. el juego y la lectura resultan ser un binomio favorable cuando se intenta desarrollar el aprecio por los libros y el interés por escuchar las opiniones de los otros. Posteriormente, les compartimos nuestra manera de concebir los libros, la lectura, la literatura y las relaciones con los demás como parte de esa interdependencia que tenemos respecto a lo que nos rodea.

La visita de los docentes resultó por demás enriquecedora pues nos permitió conocer las necesidades de los maestros desde un contexto institucional, sus inquietudes y las dificultades que sortean diariamente para lograr cumplir con un programa educativo, en ocasiones descontextualizado de las condiciones sociales, culturales y educativas de sus estudiantes. Fue así como a través del diálogo y el intercambio de experiencias logramos compartir los aspectos literarios de la metodología de trabajo de Bunko Papalote, A.C.

Estamos seguras que dicho intercambio resultará en beneficio de los niños y jóvenes con los que trabajamos, tanto en el espacio formal-gubernamental como desde la sociedad civil.



A continuación les compartimos algunos comentarios de los docentes que nos visitaron:

“He aprendido la forma de acercar de una manera divertida a los niños con los libros” (Manuel).

“Del taller me llevo muchísimas ideas practicas para formar lectores… fue un excelente detonante” (Iván).
“Me llevo buenas ideas y compromisos para hacer en mi aula. Además de fortalecer mi acervo literario personal”(Mariana).

“Es un trabajo muy bien realizado, mi reconocimiento a la labor que realizan, es enriquecedor poder conocer nuevas formas de trabajo” (Daniel).

“Aprendí la importancia de una lectura de calidad y el buen uso de los libros” (Marcos).

“Me llevo algunas estrategias para poder trabajar dentro de mi aula e inclusive con mis hijos” (Jonás).




Comentarios

Y ASÍ COMIENZA NUESTRA HISTORIA EN BUNKO PAPALOTE


Por: Roxana Chávez (mamá de Braulio y Valeria)



Hace casi 3 años llegué a Bunko, y por las razones menos esperadas, me enamoré de esta biblioteca infantil. Soy Roxana, de 37 años y mamá de Valeria de 11 y Braulio de 5. Tras la búsqueda de soluciones para el “problema del habla” de mi hijo pequeño, incluidas sesiones y terapeutas de lenguaje, diagnósticos erróneos y conclusiones vagas de este proceso lingüístico, inscribí a mi hijo de entonces 3 años (y mi hija se unió igualmente) a este proyecto de lectura.
Y entonces lo descubrí, me descubrí... en realidad, ¡nos descubrimos todos!
Fue ese espacio descubierto que Bunko les dio a mis hijos para leer cuentos, que sumados a dinámicas lúdicas en los talleres, les permitió conocer y entender tanto sobre infinidad de temas que resultó ser mejor de lo esperado. Valeria y yo empezamos a revelar y a compartir pensamientos y sentimientos a través de los libros. ¡Las lecturas nos abrían mundos excepcionales e inimaginables! El ritual de la lectura antes de dormir de mi esposo con los niños se convirtió en ese vínculo especial entre padre-hijo. Braulio experimentó una vivencia más allá de las palabras: la comunicación interior, entre el y su mundo, que le permitieron comprender-se y expresar-se.
Al cabo de unos meses, mis hijos gozaban llegar a su taller y pedían ineludiblemente leer un libro cada noche; la imaginación y la curiosidad habían tomado sus mentes y sus corazones. Era nuestro momento de acompañamiento mutuo; aun lo es.


Y bueno, yo, al profundizar en la lectura infantil con mis hijos me descubrí aficionada.
Aficionada a mi niñez recorrida y de repente olvidada. Recordé mi capacidad de asombro. Reconocí lo simple y lo elemental de la literatura. Lo espontáneo y lo significativo que la expresión verbal y la expresión gráfica pueden albergar para el niño que habita en todos. Porque aunque los libros para niños son escritos por adultos, las historias, las emociones, los usos y costumbres que se impregnan en las hojas de un libro infantil son de todos, son para todos. Pues en este camino de vida todos somos niños y adultos.


El tiempo de compartir entre nosotros se volvió exquisito; las historias de cada libro y nuestra reacción y aprendizaje sobre esas historias nos hicieron crecer como familia, como individuos. Porque nuestra reflexión ante la vida misma, estaba ahí, sin forzar nada, solo disfrutando de la oportunidad de leer... y de re-pensar. Y entonces, solo así, la oportunidad de transformar. De Transformar-nos.
Ahora he confirmado, y no por el ataque mediático que nos venden, no solo la importancia de leer, sino la necesidad de hacerlo. La necesidad de encontrarte reflejado y escuchado; de compartir a nivel personal y como sociedad, nuestros modos de vida. Y de recuperar el sentido de comunidad. Bunko siempre apela y se manifiesta en favor de la inclusión social en un contexto de equidad mediante la acción constante. La apuesta más grande que veo en Bunko es a través de las actividades en familia: las veladas literarias, los eventos artísticos y las charlas entre adultos integrados a este proyecto de lectura han sido magníficos para nosotros. Nos enriquece a todos. Nos hace grandes en un mundo de pequeños.
Gracias enormes por la oportunidad de transformar nuestra vida... ROXANA 
Comentarios

Voces de Bunko Papalote celebrando 20 años.

Por: Claunnia Ayora Vázquez mamá de Emilio Gadea Ayora (jueves 6pm)


Conocí primero la propuesta de Bunko Papalote como tía y me pareció una gran idea, su inusual forma de compartir la literatura me daba la impresión de que no solo era divertido sino reflexivo para los pequeños que asistían.
Pero fue hasta que me colé a los talleres con mi bebé de 4 meses que viví en carne propia lo que verdaderamente se cocinaba dentro y fuera de los salones de Bunko Papalote.  Los veinte años que hoy cumple son el reflejo del compromiso de todas las personas que han sido parte de este  proyecto, el interés genuino por estar, por trabajar en equipo y por crecer como profesionales y personas. Es un trabajo dedicado, sistematizado, reflexionado, lo que no es común en otros talleres a los que asisten nuestros/as hijos/as y eso se agradece. Muestra que existe un compromiso personal en lo que hacen y no un simple  cumplimiento de trabajo.
La mayoría de las propuestas de talleres para niños que se encuentran en nuestra ciudad no tienen realmente un compromiso social, pues se cree que el trabajo termina en el momento en que planeamos y ejecutamos una actividad “linda” o interesante para los/as niños/as, pero no es así, un compromiso social está relacionado con la congruencia, donde lo que se piensa y se hace en el trabajo se vea reflejado en la vida cotidiana;  con  dejar el mundo un poco mejor que como lo  encontramos el día anterior; con transformar positivamente nuestra sociedad, hoja por hoja, palabra por palabra…  eso es lo que han hecho cada una de las Bunkeras durante los ocho años que llevo de conocerlas. 
Estoy feliz de haber presenciado unos cuantos años de los 20 que ahora se festejan, el regalo nos lo dan a nosotros y sobre todo a todos/as los/as niños/as que han desfilado en calcetines por las alfombras impecables de Bunko Papalote. Emilio se lleva este año como regalo el haber podido disfrutar un poco más de 768 cuentos de calidad y cada uno de estos se ven reflejados en su personalidad, sus respuestas, su aprendizaje, sus sueños y sus pensamientos. Ha escrito historias fantásticas y recorrido muchos kilómetros entretenido. Ha llorado, reído y se ha enojado con las historias pero jamás (desde los 4 meses y medio) a roto o maltratado un solo cuento propio o de Bunko Papalote, ¿Qué más podemos pedir?
Gracias Bunko Papalote y Felicidades.
Comentarios

Taller de acercamiento a la metodología Bunko Papalote.





El 12 de Diciembre de 2013, la Biblioteca Bunko Papalote tuvo el agrado de abrir sus puertas (y su libreros) a un grupo de jóvenes estudiantes de la Escuela Normal Siglo XXI. El motivo de su visita fue conocer las instalaciones de la biblioteca y lograr un acercamiento con la metodología que Bunko Papalote ha desarrollado a lo largo de los años con respecto a la promoción de la lectura.

Los jóvenes universitarios se mostraron interesados en la conformación de la biblioteca como proyecto cultural alternativo que ha ido sosteniéndose y afianzándose a través de los años. Para ellos, Bunko Papalote es ejemplo de un interés particular por la lectura que se va estructurando y enriqueciendo hasta lograr articular todo un sustento teórico-epistemológico que transversaliza su misión y su trabajo diario a través de los talleres de lectura con niños y jóvenes.

Para Bunko Papalote compartir su quehacer y experiencia con jóvenes en formación pedagógica es una oportunidad de contribuir con una percepción particular de la lectura, en tanto ejercicio que va más allá de la decodificación de grafías. Principalmente, en este momento en que la visión institucionalizada o escolarizada de la lectura la reduce a ciertas técnicas de comprensión o a la obtención de puntajes establecidos bajo estándares de calidad internacional. En Bunko Papalote la lectura es una práctica social de búsqueda de sentido y significado no sólo de lo que nos dice un texto, sino también del mundo. Dentro de los talleres que se imparten en la biblioteca, las historias presentadas en libros u otros soportes y la lectura se convierten en el punto de partida para dialogar, reflexionar e interactuar con otros.

En ese sentido la biblioteca Bunko Papalote es un espacio social en donde el encuentro con los demás y con la lectura de literatura propicia en los bebés, niños y jóvenes (y a través de ellos en sus familias), el intercambio de saberes propios y ajenos, bajo la premisa de que no hay un saber o conjunto de saberes por encima de otro(s).

Esperamos que la visita de los jóvenes solo haya sido la última del año pasado y que durante este año 2014 las visitas guiadas de instituciones educativas de diferentes niveles continúen brindá

ndonos la oportunidad de compartir nuestra experiencia con más y más personas.

Ya les iremos contando…

“Yo era una muy lectora, tenía mis libros preferidos, pero al visitar BP me di cuenta que leer no es solo para mí, sino para compartir con los demás” (Karen, 21 años).



Comentarios

Taller de formación con Promotores de DIF Michoacán.Morelia, Enero 2014

El pasado miércoles 22 y jueves 23 de Enero recibimos en la biblioteca de Morelia a 24 coordinadores y promotores del programa de Jóvenes y Niños en Riesgo de los Sistemas DIF Michoacán y Sistemas DIF Municipales así como a responsables de Centros Pamar. El objetivo,  en el apretado límite de 12 horas, era dar seguimiento a la formación en nuestra visión y metodología para compartir la lectura con niñ@s y jóvenes. En este taller tuvimos muchas caras nuevas y varios compañeros con los que estamos trabajando desde el 2012.



En esta ocasión, además de compartir varios espacios de lectura, reflexión y observación de talleres, tocamos a mayor profundidad los aspectos literarios de la selección y los operativos de la planeación de 
sesiones.

Alicia Munguía  por parte del DIF y Lupita Queirolo de BP dando la bienvenida

Edith compartiendo la lectura de Caleb.

Promotores escribiendo una historia entre todos.

Jugando con las mil y un posibilidades que el lenguaje nos da

Creando juntos

Más cuentos

DIF haciendo entrega de material de lectura para las comunidades

Compartiendo nuestras ideas de juegos

Jugando un poco

Edith nos cuenta que:

En este segundo encuentro de trabajo con promotores del DIF para mí fue muy interesante escucharlos hablar sobre su propia experiencia en talleres en sus comunidades. Para mí eso fue lo más valioso, que hayan logrado llevar la metodología de Bunko a sus propias realidades (sumamente complejas), esa materialización de la teoría es producto de mucha reflexión y apropiación personal de lo que compartimos juntos cada año y me parece casi un acontecimiento mágico.

También observé que quienes ya habían tomado la primer parte del taller se sentían más cómodos y estaban muy propositivos ante el nuevo material pensándolo para sus propios espacios.

Finalmente, para mí fue sumamente enriquecedor escuchar las historias de cada uno por dos razones. Una; admiro profundamente el trabajo de cada uno de ellos llevando a grupos tan complejos en momentos  como los que vive el Estado,  seguir adelante a pesar de eso me parece un acto de honestidad  y valentía.  Y segundo, sus historias me hicieron recordar lo afortunada que soy de formar parte de un proyecto que se puede compartir en cualquier lugar, en cualquier circunstancia, siempre que haya un mediador que crea en ello. 

Gracias a cada uno.


 Karen nos dice:
compartir con ellos es una experiencia muy agradable ya que los lugares y los niños con los que ellos continuamente están trabajando son pequeños que viven en condiciones un tanto distintas a las condiciones de vida que llevan los niños en las bibliotecas urbanas, saber que a través de ellos nuestras reflexiones y trabajo en Bunko  Papalote pueden convertirse en un granito de arena para contribuir a la vida de estos pequeños es de mucha satisfacción para nosotras, ya que ahora todos y cada uno de esos niños recibirá de una forma amable una invitación  a la lectura.

Lupita comenta:
Trabajar con este equipo de promotores atentos, abiertos y muy dispuestos a llevarse lo más que se pueda para sus propios espacios -no solo de trabajo sino personales y familiares- nos recarga de energía y entusiasmo. Además nos permite enriquecer nuestra propia visión de los talleres a la luz de otros ojos y otras experiencias. Muchas gracias a todos.

Algunos comentarios de participantes al hacer la evaluación del taller:

- Me voy muy contenta y llena de ideas, cosas que aprendí para así mismo ponerlas ya en práctica.
-Me proporcionaron muchos elementos que voy a aplicar. Muchas felicidades por su excelente trabajo.
-Lo que vi en este taller puedo empezar a aplicarlo conmigo misma.
-Me llevo el ambiente cordial del equipo de trabajo para tratar de implementarlo con mi equipo de trabajo. Gracias por compartir sus experiencias y conocimientos.
-Me gustaría que hubiera taller para adultos, ¡sería fabuloso!
-Me sirve porque es una propuesta muy enriquecedora en todos los sentidos, tanto en cuestiones de aspectos sociales, psicosociales y cognitivos.
-Me gustaría que fuera un taller más largo.
- A futuro me gustaría saber cómo involucrar a los padres y cómo utilizar el material de reciclaje.


Comentarios

Experiencias de servicio becario y social en Bunko Papalote







¡ Hola a todos (as) !


Mi nombre es Anel Flores Tapia, estudiante de primer semestre de Psicología.
En esta cuartilla te relataré la gran experiencia que viví y la enseñanza que me dejo el servicio becario, el la Biblioteca Infantil y Juvenil Bunko Papalote de Morelia.
“Servicio becario” confieso frase que al inicio me causó disgusto  tener que cumplir con este requisito.
Pero gran sorpresa me llevé desde el primer día es imposible no involucrarse en este trabajo tan impresionante que se realiza en este lugar. Mi labor era de asistente, por ejemplo apoyar a los niños a los que les costaba trabajo estar atentos en el libro que se veía ese día, llevarlos al baño, ayudarles a quitarse zapatos antes de entrar al taller y aplicar gel. Como anécdota en el primer día que estuve ahí, pude leerles un cuento sin tener todavía una experiencia con un grupo, aunque no fue tan difícil pues eran algo grandes de edad, aun así sentía algo de nervio, pero el resultado fue satisfactorio ya que los niños me recordaron desde esa vez.
Fue así que cada semana, gracias a las coordinadoras de la biblioteca, aprendí a tratarlos, comunicarme con ellos, tener más paciencia y tuve como resultado una que otra sonrisa y abrazo de agradecimiento.
Muchas veces  se piensa ¡qué aburrido o que estrés es trabajar con niños! , pero ahora pienso qué lindo es compartir con un ser humano en esa edad donde la imaginación es infinita, aparte la mente absorbe muchísimos conocimientos que en el futuro es seguro les servirán, para mejorar como persona.
La área en la que quiero adentrarme es en la educativa por lo cual, es necesario el contacto con niños en todas las edades posibles, así fue como a través de mi maestra, supe de Bunko Papalote, y su labor con niños y lectura. Que mejor lugar para aprender de sus actividades, y su comportamiento, fuera de la escuela.

Así que les hago la invitación a todos los interesados como yo en esta área o como maestras, créanme cuando les digo que es un muy buen lugar para aprender y conocer. No se arrepentirán se los aseguro.
Comentarios

Actividad de Fin de Año en Mese, Morelia.


Por: Karen Domínguez, coordinadora de Bunko Papalote en Morelia.



Compartir la lectura con los niños es algo que siempre me llena de alegría y compartir la lectura con los niños de MESE no es la excepción, el viernes 14 de diciembre tuvimos la oportunidad de disfrutar de un taller de lectura acompañados de mamás, papás y todos los pequeños que asisten regularmente a MESE, fue un taller muy agradable en el cual los niños pudieron disfrutar de une lectura con tema navideño y al término de esta también tuvieron la oportunidad de participar en la elaboración de una actividad plástica navideña la cual les gustó mucho ya que las ideas que aportaron sus padres fueron de gran ayuda  para los pequeños, para nosotras las coordinadoras compartir la lectura y dichas actividades con toda la familia  es una experiencia enriquecedora pues nos permite afianzar la idea de que contar o leer como actividad en familia es algo que nos acerca y nos permite dialogar y conocernos mejor, además de descubrir el mundo, ampliar la mirada y aprender a relacionarnos de maneras más constructivas.





Comentarios

¡FELIZ 2014!


Comentarios

Bazar de "ARtesanía Urbana" del 9 al 17 de Diciembre en BP Morelia


Apoya el consumo de productos locales, originales y creativos.
Invita a tus amigos y familiares a conocer nuestra biblioteca y a disfrutar un momento de lectura con los niñ@s.
Con tu participación: promoviendo, asistiendo y comprando apoyas la adquisición de nuevo acervo para nuestra biblioteca.

¡Los esperamos!


Comentarios

Jornada DIF Zamora- Nov 2013




El jueves 28 de noviembre estuvimos en el Centro Pamar en el Módulo PREP El Carmen de DIF Zamora compartiendo experiencias sobre promoción de lectura con las promotoras del Departamento de Niños y Jóvenes en Riesgo.



Conocimos sus lindas instalaciones, el ambiente cálido y el interés de las promotoras por seguir preparándose. Tania y Karen compartiendo lecturas y dialogando con niñ@s y promotores.




Después de leer chicos y grandes jugamos juntos y pasamos un buen momento en torno a la lectura, el diálogo y la convivencia.




 Después, tocó el turno a Lupita de contar cuento a las promotoras y juntas reflexionar sobre el papel de la palabra, el respeto a la diferencia y el sentido de interconexión en la vida del ser humano. 
Fue una jornada breve pero intensa en la que pudimos platicar lo que significa estar con otros y estar para otros. Gracias al equipo del DIF por permitirnos seguir compartiendo nuestra experiencia cada vez con más promotores y a través de ellos con más niños y comunidades.

Comentarios

Bunko Papalote en la Bebeteca de la 33 Filij



Por: Norma Téllez y Lupita Q. (coordinadoras de talleres con bebés en Xalapa y Morelia)


Este año tuvimos el gusto de participar nuevamente en la Bebeteca de la Filij. Espacio dedicado a compartir la lectura con bebés y niñ@s pequeños. Además con la sorpresa de contar con dos carpas de Bebeteca para atender la creciente demanda de este espacio en la feria.
Es una alegría regresar año con año y ver caras conocidas de familias que no se pierden este espacio y conocer caras nuevas de familias recién estrenadas o algún nuevo hermanito.



Como cada año somos recibidas por un equipo amable, profesional y cálido que nos hace sentir como en casa, además de compañeros de otros proyectos con los que pasamos momentos lindos  compartiendo libros, saberes, experiencias. Un espacio de enriquecimiento mutuo.


Este año además, pudimos compartir con un proyecto hermano en Mérida, Kinakú, quien nos enseñó cómo se hace el ritual Maya del Hetzmek. Una maravilla conocer y compartir en esta gran ciudad más de las tradiciones de nuestro México.



Abrimos la feria compartiendo con maestras de diferentes escuelas nuestra propuesta para trabajar la lectura con bebés. Todas muy interesadas en poder aplicar algo de esto en sus aulas y entender qué es lo que aporta al proceso de apropiación de la lengua, la lectura y la escritura.





Las familias súper cómodas en el espacio disfrutando de la lectura de un cuento, la comunicación y el contacto que espacios como estos nos permiten vivir con nuestros hijos.







Norma leyendo, dialogando y jugando con los bebés y sus familias. Ella nos comparte:

"Participar en Bunko Papalote ha sido una experiencia enriquecedora para mi vida. Leer cuentos para los bebés y sus mamás/papás, jugar con ellos y disfrutar de sus mil y un formas de descubrir y explorar un cuento ha sido toda una aventura. 
La diversidad de los asistentes a espacios como el de la bebeteca, su ritmo de vida, intereses y expectativas abre un sin fin de posibilidades de aprendizaje y de convivencia.
 La manera de leer los cuentos es distinta (y no porque de pronto le broten páginas nuevas al libro) sino porque la dinámica de un evento masivo hace que uno descubra nuevas formas de leerlo y nuevos métodos para compartir e interactuar con los pequeños.





Lupita contándole a un bebé una historia mientras su mamá preparaba el biberón. Cada año llegan bebés más pequeñitos con sus familias para gozar de este espacio lleno de palabras, sonidos disfrutables, cálido, cómodo y seguro.






Lupita leyendo con las familias un libro sobre los papás quienes están cada vez más presentes en estos espacios para la lectura y la primera infancia. Compartieron un libro de Conafe sobre lo que hacen los papás y entre otras cosas, los papás manejan, ya sea coche o bici. Así que invitamos a los papás a llevarnos a algún lado en sus medios de transporte y nos divertimos mucho con el paseo.







Una parte fundamental de nuestra metodología es que el espacio de contacto con la literatura, sea a partir de un libro o una narración, nos permita convivir con otras familias, otras miradas, otras formas de ser y hacer. Por eso nuestros juegos están pensados para interactuar con otros, iguales a nosotros pero diferentes, de los que siempre podemos aprender algo nuevo.
Gracias a todas las familias que asistieron a nuestros talleres. Pasamos momentos inolvidables que se quedan en nuestro corazón, esperando verlos el próximo año.


Comentarios

Visitas guiadas a nuestra biblioteca




                                                 Visitas guiadas…una granaventura.





En Bunko Papalote este viernes 15 de noviembre recibimos a nuestros amiguitos del Jardín de Niños “María Esperanza Serrano Muñoz”. Ellos llegaron desde muy temprano a las instalaciones de la biblioteca y con mucho entusiasmo participaron con nosotros en las actividades organizadas para ellos.

La visita fue solicitada por sus profesoras con la finalidad de desarrollar la unidad didáctica: La biblioteca. Los niños y niñas visitaron las instalaciones, observaron la ubicación de los libros y exploraron en nuestro libreros (que tienen la característica de ser mágicos para los niños pequeños), muchos libros interesantes y divertidos.





Juntos compartimos libros, leímos un cuento muy especial y jugamos en un ambiente de amistad, intercambio y diversión.

Las visitas guiadas a la biblioteca Bunko Papalote son otra forma de conocer el trabajo que realizamos. En este espacio no solo contamos con más de cuatro mil títulos de libros, sino que buscamos  -desde hace 20 años- ser una biblioteca que coadyuve a que los libros y la lectura se conviertan en el punto de partida para dialogar, reflexionar e interactuar con otros de manera constructiva y en beneficio de un bienestar colectivo.



                                                                   ¡Anímate a visitarnos!
Comentarios

Rebáncalos, varañas y sijolitos. Diccionario infantil de Bunko Papalote


                                                      
El día de la Mesa redonda en que festejamos de manera pública el 20 aniversario de Bunko Papalote como proyecto de promoción de lectura desde la sociedad civil, Roberto Peredo, escritor y parte de la familia de Bunko Papalote nos llevó estos lindos diccionarios escritos con la colaboración de Patricio Ortiz, papá de Bunko Papalote.
Rebáncalos, varañas y sijolitos es resultado de su esfuerzo y entusiasmo por rescatar del olvido un proyecto que comenzó hace algunos años producto de un taller de redacción que se dio en la biblioteca de Xalapa. 

En la presentación del libro nos cuenta:
"La tarea consistía en crear un documento con las palabras que los padres reportaran como invención -o transformación- de sus hijos pequeños, cuando apenas se iniciaban en el aprendizaje del habla. Gracias a la colaboración de decenas de papás y mamás logramos coleccionar más de 200 palabras y algunas otras invenciones. Con el fin de que la colección de términos se pareciera lo más posible a un diccionario nos permitimos añadir a cada una de las palabras una especie de definición."




En las bibliotecas podrán encontrar ejemplares en venta de esta publicación conmemorativa, además los invitamos a participar en su actualización, compartiéndonos las palabras de sus hijos para lograr una nueva edición corregida y aumentada. Pueden hacernos llegar sus colaboraciones a través de mensajes en nuestra página o en facebook, con el nombre y edad de sus hijos.

A continuación les compartimos algunos de los divertidos e ingeniosos términos:


abe
      abue/abuelita. Lo mismo se dice abe que abita, agüita, bulila, peca o tita. De cualquier
      manera es nuestra y nos consciente.
                                             Andrea (1.5 años) y Frida (1 año) 
acariñar
       acariciar; hacer cariños. Desde que Antonio inventó esta palabra mixta, la conjuga
       correctamente. Decía, por ejemplo: "¿Me acariñas?", o "Te quiero acariñar". Pronto 
       se convirtió en parte del vocabulario familiar. Algunas palabras infantiles son tan 
       precisas que bien haríamos en adoptarlas.
                                             Antonio (3 años)

barbar
        raspar con la barba. ¡¿Cómo?! ¿Nadie antes que Aryel había inventado este verbo? 
        Cuántas cosas aún hay por decir con la palabra exacta: tarea de niños y de poetas.
                                             Aryel (4.5 años)
cancanieves
        Blancanieves. Personaje de ficción infantil en versión para cachorros dálmata.
                                             Ma del Pilar y Xavier (2 y 3 años)
garrea
       diarrea/dolor de estómago. Neologismo que permite economizar palabras cuando 
      la diarrea viene acompañada de dolor de estómago, y uno no tiene tiempo como para 
      dar discursos.
                                             Agustín (4 años)



Comentarios

Voces de las coordinadoras de Bunko Papalote celebrando 20 años



En esta foto estamos algunas de las coordinadoras y parte del equipo de Bunko Papalote. Todas participamos en este evento, ya sea de manera presencial o a distancia. Ya sea preparando y montando, enviando textos, invitando a las familias a participar, contando anécdotas de talleres como lo hizo Alba, la tarde de la mesa redonda. A todas nuestro agradecimiento.





¡Nos cayó el veinte!
El darse cuenta en Bunko Papalote A.C.

Por: Gialuanna Ayora [fragmento] (coordinadora de Bunko Papalote Xalapa)

Para los hijos y nietos de Bunko Papalote A.C.
Con mi admiración y respeto para Esther Hernández Palacios.

La expresión ¡Nos cayó el veinte! que acertadamente nos ha regalado Patricio Ortiz (papá de Bunko Papalote) tiene muchos sentidos, yo quiero retomar el de darse cuenta. Hace veinte años Aída Jiménez comenzó una aventura personal que para mi fortuna compartió conmigo hace dieciséis. Desde entonces y debido a nuestras trayectorias, sueños y personalidades, coincidimos y conformamos un equipo que se fue haciendo más grande, empeñándose terca y obstinadamente en mantener una forma de vida que incluyera de paso un trabajo remunerado. Sin la obstinación y terquedad hubiera sido difícil sostener un proyecto cultural por tantos años, sobre todo tratándose de nuestro maravilloso pero complicado México.
La terquedad de encontrar la congruencia y aprender de ella siempre fue más fuerte que todo, estaba clara y se ha ido aclarando más, en un proceso que no termina. En él han estado presentes y siguen estando, el ensayo y error, la reflexión y análisis, el  trabajo personal y colectivo, la amistad y el respeto, el conflicto y la búsqueda de soluciones, a veces con más intuición, a veces con más teoría, a veces con más práctica. Pero la conclusión para mí es: que trabajar juntas, creando una consciencia de la importancia de aprender con los otros, por tantos años, definitivamente nos ha permitido que nos caiga el veinte. 
Esta experiencia de 20 años nos ha permitido entender también, que ya no podemos quedarnos al margen de los acontecimientos que tienen lugar en México y en el mundo, por más buenos resultados que parezca tener nuestra práctica en un conjunto amplio de niños, familias y comunidades. Aunque Bunko Papalote A.C. no ha dejado de comprometerse social y políticamente con lo que hace, como muchas personas y grupos de la sociedad civil en estos momentos estamos más que perplejas ante el mundo que algunos  adultos insisten en poner de modelo a los niños. Están mostrando a las nuevas generaciones un mundo que los mantiene asustados, y a todos, enojados y entristecidos todos los días, no estamos de acuerdo en lo que se está convirtiendo nuestra ciudad, nuestro estado, nuestro país y nuestro mundo. No creemos justo que a pesar de tanto esfuerzo, unos cuantos logren acabar con las ilusiones, el trabajo y las perspectivas de un mundo mejor para nuestros niños y sus familias.

Aprovecho en esta celebración de 20 años, para felicitar a sus iniciadores y darles las gracias por todo lo que nos han dado, a todos los colectivos que como nosotros han luchado por años, día con día por un mundo mejor. También aprovecho para hacer manifiesto mi repudio a la incapacidad, a la complicidad que han tenido gobiernos, locales y federales para evitar esclarecer las desapariciones y muertes de tantos seres inocentes y queridos; controlar el poder del narcotráfico y sus consecuencias; a las formas caducas de hacer política: arbitrarias, al margen del derecho y la ley, perversas y descaradamente injustas.  
Exijo y me atrevo a decir que exigimos, como parte de la Sociedad Civil Organizada, para empezar, crear un Bunko Papalote para todos los políticos y funcionarios de gobierno, para ver si así son capaces de entender qué es el diálogo, la doble-reflexividad, los procesos colaborativos, la decolonialidad, la interculturalidad, la creatividad, el respeto y la tolerancia.

Gracias a todos los que han conformado, acompañado, recomendado y criticado constructivamente este pequeño esfuerzo llamado Bunko Papalote.





 ¡Bunko Papalote una oportunidad en mi vida!
Por: Irene de Hoyos (Coordinadora Bunko Papalote Xalapa)
La invitación a participar en esta mesa redonda contenía tres preguntas. ¿Por qué ser parte de un proyecto como Bunko Papalote?, ¿Cómo ha incidido Bunko Papalote en mi cotidianidad? y ¿Por qué “Leer para transformar”? Aunque sabía que las preguntas eran simplemente una guía, al tratar de responder una, sucedía que lo que escribía podría muy bien estar respondiendo la otra y me di cuenta que en lo que a mi toca, las tres se traslapan. Finalmente llegue a la conclusión de que Bunko Papalote ha formado parte de quién soy en los últimos años, y que ha incidido en mi vida de diferentes maneras: Ha sido la oportunidad de formar parte de un equipo de trabajo en el que se comparten sueños, ideales y utopías. Ha sido la oportunidad de pasar de la intención de hacer algo a comprometerme y encontrar las formas para realizarlo.
Me ha permitido valorar el sentido de pertenencia a un grupo de trabajo, a una comunidad,  con la intención de ir más allá de lo individual para sumarme a una intención colectiva que trascienda socialmente y, ¿por qué no?, perdure más allá de nosotras mismas.
Así mismo, cada actividad que desempeño dentro del equipo, me ha brindado la oportunidad de crecer y mejorar como persona. Por ejemplo, la planeación de los talleres de lectura para los niños, ha sido la oportunidad de incursionar en el mundo de la literatura, del arte, de la creatividad y del lenguaje literario que me ayuda a dar sentido y entender el mundo en el que vivimos.
La coordinación de programas me ha abierto la posibilidad de conocer de cerca otra cultura, otras formas de trabajar, de poner en práctica las ideas para cumplir con un fin común y de confrontarme con otras realidades diferentes a la mía tan valiosas y tan posibles. La formación de coordinadores de talleres de lectura en las O. C., ha sido un reto importante, un constante cuestionamiento del quehacer de Bunko Papalote en relación al sentido de promover la lectura desde la sociedad civil.
La búsqueda de la sustentabilidad a través de administrar de la mejor manera posible este proyecto, me ha permitido sacar a la luz habilidades dormidas en mi. Me ha enseñado a ser ordenada, a proponer soluciones, a tomar decisiones, a entrarle con ánimo al mundo de la tecnología, a enfrentar problemas, a sopesar el esfuerzo y a valorar el trabajo propio y de las demás.
Bunko Papalote me ha dado la oportunidad de comprobar de manera personal que la suma de los esfuerzos de todas, nos lleva a obtener un mejor resultado. Que la colaboración es mejor que la competencia y que las relaciones horizontales entre compañeros contribuyen a que los objetivos propuestos sean más fáciles de alcanzar.
Esta experiencia me ha hecho dar cuenta de que si no hay reflexión e introspección no hay posibilidad de transformar nada, ni a mí misma  como persona, como formadora, ni a otros como alumnos o miembros de una comunidad.
Agradezco infinitamente la oportunidad que Bunko Papalote me ha brindado para ser mejor persona cada día.
    



Edith no pudo estar con nosotras ese día pero nos envió su texto.

BP: Un espacio sin barrera para compartir
Por: Edith Gonzalez Moreno (Coordinadora  B.P. Morelia)

Involucrarme en un proyecto como el de Bunko Papalote ha significado un reto constante por un lado por estar al día en los cambios y reflexiones que se generan en cada experiencia en talleres y en la posterior socialización con el equipo de coordinadoras. Por otro lado el reto está en permanecer como en una doble línea; en el intentar hacer de cada taller de lectura una experiencia social y de vida en grupo, podría decir que en cada taller los niños me ayudan a mirar lo que yo no habría mirado sin su curiosidad y apertura. También es maravilloso tener un espacio para compartir en igualdad las experiencias que cada uno tuvo en su cotidianidad y reírnos juntos o llorar (a veces) por lo que hemos vivido.  Para mi Bunko es un espacio así, donde no hay barreras para compartir y ¡qué mejor pretexto que un libro!.
En la vida cotidiana Bunko me ha invitado a pensar y reflexionar sobre los espacios y la manera en que nos  comunicamos con los niños, me ha permitido interactuar con la infancia desde un lugar más libre y seguro, desde un lugar donde nos cuidamos mutuamente y escuchamos lo que nos hace diferentes y, cuando ello se vuelve un ejercicio semanal eventualmente intentas desde cada lugar donde te encuentras interactuar bajo estos mismos parámetros de igualdad y apertura, desde tu lugar como automovilista, como estudiante, como maestro, como amiga, etc.
Creo que soy muy afortunada en formar parte del equipo de coordinadoras de Bunko, he vivido que quienes entramos cada vez a un taller con las características que propone la metodología de Bunko siempre salimos como con un regalo; con algo nuevo, un reto para trabajar, una experiencia nueva, una sorpresa, siempre algo que al final del día te permite transformar con tu hacer.






La suerte cambia la vida
 Por: Lupita Queirolo (coordinadora de BP Mrelia)


Hace unas semanas leí en taller con los niños un libro titulado “La suerte cambia la vida”. Qué título tan sugerente, pensé. Esa sesión platicamos mucho acerca de la suerte, ¿existe?, ¿es mala o es buena?. Los niños hablaban de coincidencias… y yo seguí con esa frase dando vueltas en la cabeza.
Exista o no la suerte cada uno le damos un significado particular; y fue así que pensando en ella me puse a hacer un recuento de mis bendiciones, de lo afortunada que me siento por cómo las cosas se han dado en mi vida y recordé el momento en que me topé con Bunko Papalote hace ya más de 12 años.

Habíamos hecho una visita a Xalapa a conocer a unos queridos amigos de mi esposo: Aída y Patricio. Como parte de la visita fuimos al lugar en que trabajaba Aída. Recuerdo que mientras caminaba por la biblioteca no podía creer que un lugar así existiera. Era cálido, alegre, lleno de sonrisas, historias, complicidades, como la que acababa de descubrir en ese momento con Aída.

Esta amable mujer que casi acababa de conocer se dedicaba profesionalmente a andar entre libros, algo que a mí me fascinaba y llenaba la mayoría de mis ratos libres desde la infancia, desde que visitaba cada semana casi con fervor espiritual la biblioteca de mi escuela. También compartíamos una visión sobre el sentido de la vida, la educación, la ética y la infancia.
Mi corazón latía apresurado al descubrir todas estas complicidades, pero se aceleró aun más al saber que Aída, entre sus cualidades tenía la de ser generosa y después de platicar con su equipo de trabajo en esa fecha, las también amables y generosas, Gialuanna e Irene me dieron todo su apoyo para compartir la experiencia de Bunko Papalote en Morelia. Fue así, como por azares del destino, la alineación de los planetas, la suerte o el karma, mi vida dio un giro radical y dejé de contar números para contar cuentos.

Desde entonces, junto a ellas y a otras mujeres amables, comprometidas, entusiastas y generosas, tanto en Xalapa como en Morelia, nos hemos acompañado en este viaje de creatividad, autodescubrimiento y transformación.

El camino a veces ha sido empinado, a veces hasta escarpado, pero siempre nos hemos mantenido juntas, trabajando por sembrar lo mejor de nosotras en otros corazones. Haciendo lo que sabemos, lo que nos gusta, lo que creemos puede aportar a generar un mundo más justo, solidario y vivible. Repensando nuestra realidad a partir de historias como la que dio origen a este texto. Ampliando la mirada al escuchar a otros, redescubriéndonos en estos intercambios, aprendiendo constantemente, intentando ir más allá de las ideas que nos encierran en nosotros mismos. Transformándonos.

Gracias por sembrar la semilla. Gracias por estos 20 años.

Comentarios (1) Mostrar comentarios

Las voces de Bunko Papalote Xalapa celebrando 20 años




“Juguemos a Bunkito”
Por: familia Vargas Delgado (Carlos, Fátima, Nicolás y Camilo)

Nicolás – Mamá ¿ y si jugamos a Bunkito?
mamá - Sale, yo seré Irene...
Nicolás- ¡Si!...y en estas sillas nos sentaremos mi hermano Camilo y yo...
mamá - A ver mis niños, hoy vamos a leer el cuento del tiburoncito juanito, ¿quién se acuerda cual fue la historia de la semana pasada?...


Así inicia muchas veces en nuestra casa, el juego de “bunkito”, el cual es parte de los juegos habituales que hacemos en familia. Un día a Nicolás se le ocurrió el juego y a nosotros nos pareció muy divertido así que le tomamos la palabra.
¿Qué ha significado para nosotros Bunko Papalote? Además de libros y buenas historias, vemos que el préstamo a domicilio, por ejemplo, favorece el vínculo familiar ya que muchos libros los hemos leído varias veces con nuestros hijos, disfrutándolos, platicando sobre ellos, haciendo comentarios y hasta juegos, así fue como nació nuestro juego “bunkito”. También refuerza la memoria y la creatividad de todos nosotros ya que Nicolás de casi 5 años recuerda el cuento que Gialuanna le contó sobre la vida del diplodocus cuando él tenía menos de 2 años, y el del ratoncito Alex quien quiere atrapar mariposas (también de hace ya varios años) el cual seguimos contando, recordando y hasta haciendo variaciones del cuento y dramatizaciones pues se convirtió en el favorito de la familia por muchas semanas.
Lo que hemos observado en nuestros hijos a partir de Bunko Papalote (ellos llegaron desde los 6 meses de edad) es que, además de descubrir el mundo de los libros, también han aprendido a relacionarse con otros niños, a compartir, a saber esperar su turno, a escuchar a otros, a tener confianza para preguntar, y sobre todo, saben que su opinión es valiosa e importante. El ambiente que se propicia favorece la confianza en ellos mismos, pues se les quiere y se les apapacha, al tiempo que aprenden que para convivir es importante respetar.
Bunko Papalote nos enseña que es posible convivir de manera agradable, en libertad, ya que las reglas parecen estar implícitas y no impuestas, simplemente los niños entran en ese espacio de convivencia cálido y fácilmente siguen el ejemplo. El espacio mismo es un lugar de transformación.
¿Por qué creemos que leer transforma? Los niños al leer historias y reflexionar sobre ellas van formando o transformando su criterio, su manera de ver la vida. Cuando le preguntamos a Nicolás cual era uno de sus libros favoritos leídos en Bunko nos dijo así:
Nicolás - ...el del ermitaño y la palomita
papá – ¡Ah, sí!, ese está bien bonito...
Nicolás – no, no es que esté bien bonito papá, es que lo importante es que al final la paloma y el ermitaño se hacen amigos.






Mi nombre es Adrián David García Mendoza, tengo 11 años y medio y vengo a Bunko Papalote desde hace 2 años. Desde que vengo a Bunko lo que más me gusta es compartir con los niños que vienen, el tiempo en el mundo de la lectura y también venir a convivir y conocer otras perspectivas del mundo. Cuando platicamos con los compañeros, cuando comentamos sobre los libros, siento que lo logro a través de la convivencia con mis compañeros.
 En el colegio hay compañeros que son muy inquietos y tienen otra forma de pensar y los que vienen aquí son más tranquilos, ellos se interesan más en la lectura. Es un ámbito que ellos eligieron para estar aquí en Bunko.
Con mis compañeros de Bunko Papalote jugamos, hacemos actividades y puedo ver la creatividad mediante sus trabajos. Podemos compartir ideas y plasmarlas en nuestro arte. A mi me gusta mucho pintar cuando vengo a Bunko.
Bunko, además de la ortografía y los libros, me ha enseñado diferentes ideas y formas. En los cuentos puedo aprender moralejas y enseñanzas que sirven para la convivencia.
Me imagino que Bunko quiere transformar la mentalidad de los niños y su forma de pensar, para que encuentren una manera de vivir felices.

Quiero felicitar a Bunko Papalote por tantos años de estar trabajando de esta manera tan bonita con los niños.
Comentarios

Mesa Redonda: "Voces de Bunko celebrando 20 años"


La celebración en el Jardín de las esculturas comenzó con unas palabras de las tres personas por cuyas gestiones, ideas, esfuerzo y apoyo este proyecto vio la luz en 1993. Hoy Bunko Papalote cumple 20 años de promover la lectura en México desde la sociedad civil. A continuación sus textos:

La semilla de Bunko Papalote



Por: Rebeca Cerda. Gestora y asesora permanente de Bunko Papalote A.C.

Es sencilla y pequeña esta narración, fue la semilla que se buscó y sembró para hacer crecer este árbol que hoy festejamos, todo comenzó en 1988 con el conocimiento del trabajo que desarrollaban en Japón creando pequeñas bibliotecas comunitarias. Esta red se originó cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, con el objetivo de que los niños y sus familias a través de las actividades de lectura pudieran comunicarse con otros niños y permitir la protección, y el sentido del orgullo cultural de las prácticas lectoras como el puente para establecer una relación social de comprensión y entendimiento entre pares.
La experiencia se había multiplicado y llegado a varios países. Para que esta llegara a México tomó dos años de escribir cartas a Japón hasta lograr una reunión con la Asociación Bunko Internacional y ver la posibilidad. En 1990 en la ciudad de Williamsburg en EU, la Sra. Yukiko Kobayashi, directora ejecutiva me dio una cita. Llegué, y resultó que para mi sorpresa, no era una cita lo planeado, sino una ceremonia del té un "Chanoyu".
Los japoneses consideran que hay varios CAMINOS DE VIDA, y uno de ellos es el CAMINO DEL TÉ; El auténtico espíritu estético de una austera simplicidad y refinada pobreza; esta es una forma de cortesía que representa la belleza y la armonía con la naturaleza. Si vemos en retrospectiva este acto, de alguna forma esta ceremonia representaba un presagio de la forma de proyecto y trabajo que se vislumbraba en el futuro.
Años después, debido a la insistencia, nos reunimos en México con la Sra. Kobayashi, y estuvo de acuerdo en apoyarnos con la compra de 150 libros y dinero para un librero... De esta manera tan simple y austera, se le entregó a Aída la semilla con la que comenzó la historia sobre la que hoy vamos a hablar y cuyas experiencia vamos a recordar.

Me gustaría compartir algunas fortalezas que han distinguido el trabajo en los Bunkos Papalote:

 • La tenacidad de un grupo social por permanecer en el trabajo de la propuesta. 
Sorprende al que se acerca conocer que no es una gran agrupación o poderosa institución la que realiza el trabajo. Esto rompe los esquemas de la actual visión que impera en el mundo de hoy, el del valor monetario, el de los medios de comunicación y de la reproducción acelerada del trabajo con fines productivos sobre la vida de las personas.
El valor humano por la predilección de una forma de vida dedicada al cuidado del "otro" a través de la formación de procesos culturales y sociales. 
Para encontrar sentido y significado en las narraciones que se llevan a cabo en los talleres y en las propuestas de un orden de vida diaria de la que todos participan a través de intercambios y diálogos.
La fidelidad a la filosofía y al grupo, que han sido discutidos, experimentados y reformulados a través del tiempo para poder ser flexibles según las circunstancias que el día a día va reclamando.
  • El diálogo "descubierto" para mantener la cohesión y el avance.
  • La continua preparación profesional de los que participan ha permitido el avance en el diálogo y la práctica. 





Por: Aída Jiménez Orozco. Fundadora de Bunko Papalote, A.C.

 “¡Ah…! ¡Ya entendí…!”
Ésta es con seguridad, la expresión que más me gusta escuchar en un niño o niña, a propósito de la lectura de un cuento, de manera conjunta, en los talleres de lectura de Bunko Papalote.
Este enunciado, con sendos signos de admiración, me hace pensar que para el niño no sólo está resultando significativa la información compartida, sino que está acomodando en su esquema mental un entendimiento nuevo, que convivirá y probablemente diferirá de otros ahí construidos. Seguramente, al dialogar con su familia acerca de estas ideas, así como al contrastarlas a partir de alguna experiencia social, dichas ideas volverán a moverse en su mente, convirtiéndose en objeto de nuevas reflexiones, probablemente acciones individuales y colectivas, aprendizajes y desaprendizajes, como dice un amigo.
Últimamente he estado pensando que una cosa parecida a este proceso infantil del que hablo, ha pasado conmigo misma a lo largo de estos 20 años de mantener con vida un espacio social como Bunko Papalote.
Entre otras cosas he podido entender que una clara y constructiva comunicación (acertiva, dirán mis amigos psicólogos), indispensable para una convivencia armónica en cualquier aspecto de la vida que se nos ocurra, es un proceso sumamente complejo y delicado. Difícil de poner en práctica también,  que requiere de aprendizajes que no siempre desarrollamos en la familia o en la escuela, tales como atención, interés por los demás, así como capacidad de reconocer y expresar las contradictorias emociones que nos produce el encuentro con los otros (especialmente con los que resulta que no son como nosotros).
También he podido entender a lo largo de estos 20 años, que tanto los afortunados encuentros, como los dolorosos desencuentros, son dos caras de una misma moneda. Y que ambos son necesarios para fortalecer nuestros aspectos positivos, así como para reconocer y transformar (o desaprender) los negativos.
Como la cuartilla se me acaba (y con ella mi tiempo de participación en esta celebración), terminaré diciéndoles que Bunko Papalote ha sido para mí un laboratorio experimental de vida democrática (inmersa en relaciones de poder que hemos aprendido a reconocer, lidiar y transformar), de creatividad, libertad, reflexión colectiva y amistad. Por esto, después de 20 años, puedo decir como los niños “¡Ah…! ¡Ya entendí…!”



Por Patricio Ortiz.  Esposo de Aída y papá de Bunko Papalote, A.C.

Aunque los Talleres de lectura de Aída comenzaron antes de que llegáramos a Xalapa, en la Casa de la Cultura de Cholula, Bunko Papalote, como tal, comenzó en Xalapa. Me atrevería a decir que Bunko empezó a existir junto con un librero, especialmente diseñado por Aída y fabricado por un amigo carpintero, que se abre y cierra (todavía existe y está en uso) y que en su interior albergaba todo el acervo de libros que en ese momento conformaban la biblioteca infantil. El librero, si mal no recuerdo, se encontraba primero en el Patio Muñoz, al que acudían por las tardes niñas y niños. Recuerdo especialmente de esa época que una tarde llegó Aída, muy risueña, cantando una porra que Atzimba, una de sus alumnitas, le había compuesto: Bunko Papalote, Bunko Papalote, la maestra Aída, la maestra Aída. No hace falta decir que esa porra todavía es utilizada en ocasiones especiales, como esta. Del Patio Muñoz, Bunko Papalote y el librero se mudaron junto con nosotros a nuestra casita de Lomas Verdes, en donde en aquellos entonces terminaba la ciudad de Xalapa.  Las familias de aquella remota colonia no eran, para citar algunas de las cosas que he aprendido gracias a los estudios de Aída “culturalmente cercanos a la lectura” y un taller de lectura infantil no podría haberles importado menos, así que la “Maestra Aída, la Maestra Aída” tenía que salir a tocar de casa en casa, para pedirles a las mamás que le prestaran un ratito a sus hijas e hijos para Bunko. La estrategia de testiga de Jehová, sin embargo, no tuvo mucho éxito, por lo que poco tiempo después decidió buscar una nueva ubicación para Bunko y el librero.  Otra historia curiosa que recuerdo de cuando Bunko estaba en Lomas Verdes es la del letrero y el presidente municipal. Cierta mañana, estando yo haciendo algo en el jardín, vi que se aproximaron dos enormes camionetas negras, que se estacionaron frente a la casa. De ellas bajaron algunos guaruras y Licenciados, entre quienes se encontraba el señor presidente municipal (de cuyo nombre ni quiero ni puedo acordarme). Echaron un ojo a la zona, el munícipe miró en la dirección de nuestra humilde morada, señaló el hermoso y colorido letrero de madera que adornaba nuestra fachada (Un letrero hermoso, hecho en Morelia por cierto, regalo de Mauricio Bruci), platicó algo con un achichincle, se subieron a la camioneta y se fueron. Días más tarde, mientras perpetraba alguna de mis caricaturas, me topé en la radio con el informe del presidente municipal que acababa de conocer días atrás. Por curiosidad, me quedé escuchando un rato y cuál sería mi sorpresa al enterarme que, uno de los tantos logros de esa administración , era precisamente la creación de una biblioteca infantil en la Colonia Lomas Verdes, justamente… ¡En nuestra calle!  Luego de haber sido inaugurado, de la forma en que acabo de relatar, por el Alcalde, Bunko se trasladó a la Avenida Murillo Vidal, que en aquel entonces era casi un desierto. En un localito minúsculo, Bunko Papalote convivía con una escuelita de manualidades, que más tarde se transformaría en la famosa cafetería de Bunko. Recuerdo muy especialmente de aquellos tiempos el pay de chocolate, la gelatina de nuez, la anécdota del cachito y las cositas y la de Batman Y Robin, que Aída podrá contarles más tarde. Y a partir de entonces, Bunko creció y se multiplicó. Creció en tamaño, creció en integrantes, creció en niñas y niños, le nació un hermano en Morelia y creció infinitamente en su propuesta. Y de todo esto que pasa en Bunko me entero de vez en vez, cuando Aída tiene un ratito para platicar o cuando me encuentro a Irene en el camión y me pone al corriente de todo lo que Aída no me platica (Aída es de pocas palabras). Muchas felicidades a Aída, Rebeca, Gialu, Irene, Alba y Lupita por tan extraordinaria labor. Muchas felicidades también a todas las chicas que participan en Bunko Papalote y muchas felicidades a la infancia de Xalapa y Morelia, porque Bunkos Papalotes, nomás hay dos.       





Comentarios

Voces de Bunko Papalote celebrando 20 años


Comentarios

En Bunko Papalote ¡nos cayó el veinte!



 …del valor de compartir múltiples miradas de la realidad a partir de historias y lecturas
 … de la importancia de apreciar la diversidad para no convertirla en desigualdad
 …de la necesidad de aprender a dialogar, reflexionar e interactuar con otros de manera             amable,  respetuosa, constructiva y democrática.
 … de reconocer que el bienestar personal deriva del bienestar común.
 … de ¡leer para transformar!


Te invitamos a celebrar con nosotros. Si vives en Xalapa te invitamos el jueves 17 de octubre a nuestra gran evento. Si vives en otra ciudad, déjanos tu mensaje a través de las redes. ¡Celebremos juntos, celebremos todos!





Comentarios

Talleres de Bunko Papalote en Centro Pamar de Morelia, Julio 2013

Por: Karen Domínguez
Coordinadora Bunko Papalote Morelia






En julio tuve la oportunidad de compartir talleres de lectura con la metodología de Bunko Papalote con algunos de los niños del Centro Pamar en Morelia, esto como parte del trabajo que estamos haciendo con el DIF Estatal de Michoacán para compartir nuestra metodología y visión de la lectura. Este trabajo implica además de talleres de formación en nuestra sede de Morelia el acompañar a los promotores en el proceso de descubrir las necesidades particulares de su comunidad en relación a espacios para el contacto con la literatura. 
Los niños asisten al centro Pamar  una vez por semana a compartir con otros niños experiencias sobre su vida cotidiana,  también reciben apoyo con sus tareas escolares y aprenden distintas manualidades, entre muchas otras actividades que sus coordinadoras planean con mucho gusto para ellos cada semana. Así que me uní a este gran equipo de trabajo en el que se encuentran varias promotoras que asistieron al taller de formación de Bunko Papalote en Enero y planee algunos libros, juegos y dinámicas para ellos.


Como cada primera vez con un grupo nuevo de niños estaba un tanto a la expectativa pues además en Bunko Papalote planeamos los libros conociendo los grupos que tenemos, la madurez lectora de los niños y niñas y sus intereses. En este caso, al no conocer a los niños no sabía si el libro que elegí para leer con ellos seria de su agrado, pero al iniciar el primer taller me sentí confiada ya que gracias a mi experiencia en diversos talleres y con diferentes grupos de niños puedo tener una idea aproximada de qué es lo que les interesa. Además todos los niños y niñas que conocí en ese lugar son muy atentos,  amables, respetuosos y todos estaban muy emocionados por conocerme y vivir la experiencia de la lectura con el taller de Bunko Papalote. 





Todos gozaron con nuestra propuesta y forma de compartir la lectura y dieron su opinión respecto al libro leído, esto ayudo mucho ya que pude ver que eran niños muy bien integrados entre ellos y a partir de ese momento y por los dos talleres siguientes disfrutamos juntos de cada lectura y cada actividad planeada. Fue una experiencia muy agradable para mí y sé que para ellos también  ya que el ultimo día que compartimos juntos  recibí de cada uno un gran abrazo y muchas hermosas palabras de agradecimiento. Fue una linda experiencia poder tener la oportunidad de seguir compartiendo con más niñ@s lo que hacemos cada día en la biblioteca.
Comentarios

Bunko Papalote en la Feria del libro infantil y juvenil en Xalapa, Ver. Julio 2013.

Por: Alethia Erandi Ochoa Manrique



Este verano Bunko Papalote Xalapa aceptó gustoso la invitación del 31 de julio al 3 de agosto para participar en la primera Bebeteca que se realizó en el marco de actividades de la 24º Feria del Libro Infantil y Juvenil Xalapa 2013, compartiendo el espacio con CONACULTA y Consejo  Puebla de Lectura. De esta manera, al disponer de un lugar adecuado para bebés, niñas y niños de hasta 5 años, Bunko Papalote enfatizó la importancia de fortalecer el vínculo amoroso y de comunicación entre mamás, papás y bebés a través de la lectura de un cuento, descubriendo la imaginación y la cercanía afectiva que pueden generar las palabras.






Muchos bebés acompañados no sólo de mamá y papá, sino también de hermanos, abuelos, tíos y primos, entraron contentos y dispuestos a disfrutar los libros infantiles que se encontraban repartidos por todo el salón entre canastas y cojines. En el momento de compartir todos juntos la lectura de un cuento, se percibía un gran festín de risas, gestos y cantos al escuchar que “una pequeña hormiga que cayó del cielo, vino y te picó...   en el cuello”, así como se escucharon las voces de pequeños valientes cazadores que cantaban al unísono: “Vamos a cazar un oso, un oso muy grande. ¡Qué hermoso día! ¡No tenemos miedo!”.









Percibimos que muchas familias salieron muy contentas del taller de lectura porque descubrieron una nueva manera de leer los cuentos a sus pequeños antes de dormir. Y algunas otras, ni salían de la Bebeteca porque querían seguir disfrutando de los libros y las actividades por toda una tarde.
Comentarios

Traficante de letras en Mérida. Primer Aniversario. ¡Muchas Felicidades!

Reseña preparada por Analuci Ayora
En el evento, al comprar la playera ganabas una cita a ciegas con un libro

Un día revisando mi correo, vi uno que Gialuanna, mi hermana e integrante de Bunko Papalote, me enviaba sobre un grupo que invitaba a la biblioteca a compartir su primer aniversario.
Tuve contacto sobre todo con Rulo Ztec con quien iniciamos un acercamiento que no se pudo concretar en una participación más activa este sábado 22 de junio pasado, pero que me dejo un gran sabor de boca pues en esta tierra del Faisán y el Venado, no es común encontrar propuestas así.

Ellos son Traficante de letras, Rulo, Carlos y Valentina

Dejaré que se presenten:
Somos un espacio itinerante de intercambio de aprendizajes, usualmente a través de la expresión escrita. Nuestras líneas de trabajo son las siguientes:
Intercambio de libros. Contamos con un stock de libros para trueque, el valor lo tiene la publicación misma pues todo cambio es uno por uno, aplicando la lógica de que lo que para uno tiene un valor para otro podría valer diferente.
Libros Libres. Espacio donde asumimos los costos de conseguir estas publicaciones y las ponemos a disposición de quien guste o a quien le interese lo que tenemos ahí. Los libros de esta línea son libres para que los tomes.



Biblioteca del Traficante. Descubrimos que necesitamos un lugar donde poder leer, y al ser un espacio itinerante también tenemos que construir un acervo para lectura que nos acompañe, esta es la Biblioteca del Traficante: Publicaciones que están para leer durante el evento.

  • Arón Sánchez “Apreciación literaria del cómic”
  • Gabriel Canul “Cuéntame una de vaqueros”
  • Grisel Riverón “Imaginación recuperada”
  • Zandra Pruneda “Trayectoria de sueños que parecen cuentos que aparecen sueños”
  • AlterArte es una revista que promueve el trabajo de creadores jóvenes en cualquier lugar. Surge en 2001 como un espacio impreso libre y sin censura. Se publica trimestralmente en formato de revista-objeto en ediciones temáticas.
  • Book Buffet es un proyecto que nace del intercambio de libros. Rechaza su valor monetario, para darles el valor de otro libro. Reciben libro tras libro, mientras dan uno tras otro. La dinámica consiste en llevar un libro que haya sido importante en tu andar por la vida, y recibirás así el libro importante de otro cazador de letras.
  • Cactus laboratorio Creativo Es una agencia  conformada por un grupo multidisciplinario de profesionales y creativos apasionados por la publicidad, el marketing cultural, la música, literatura, teatro, artes visuales, el deporte, apoyar a proyectos positivos y sobre todo crear nuevas ideas para que todos estos trabajos se conozcan y logren realizar su misión para la que fueron hechos.
  • Gato Negro. Serigrafía in situ
  • Cerramos la vuelta con Gato Negro, ellos tienen un proyecto de serigrafía en Progreso, Yucatán, y en el evento hicieron "Serigrafía In Situ", esto quiere decir que valió la pena que llevar una playera para imprimir en el lugar la imagen conmemorativa del primer aniversario de Traficante de Letras.




Plasmando ideas. Tenemos la necesidad de compartir lo que sabemos, lo que pensamos y lo que sentimos, afortunadamente descubrimos como hacer que esto contribuya a financiar el proyecto. Para ello estamos utilizando los stickers y las playeras que nos acompañan a los eventos para que puedan llevárselas colaborando con nuestros proyectos.
El programa del sábado estuvo compuesto de talleres:


Iniciando la construcción de un atrapa sueños colectivo



Y mesas con diferentes propuestas gráficas:
·       Colectivo Santiaguero.  Pensar que la riqueza humana que produce el empoderamiento cultural no tiene límites: bajo esta lógica no hay espacio para el egoísmo y la soberbia. Funcionan a través de la reciprocidad, el intercambio constante y el diálogo y es así cómo colaboran y otros colaboran con ellos.
·       Ciclo Turixes es un colectivo que promueve el uso de la bicicleta como un medio de transporte económico, social, no contaminante y saludable, con el fin de contribuir a lograr una ciudad más humana.
·       Kingdom Cómics nace de la necesidad de que los fans de las historietas tengan un punto de reunión en donde puedan hacer contacto con gente que disfruta de la lectura de los mismos, y también debido al cierre de la única tienda de comics en el sureste, Cómics Mundo Vid, en julio de 2011, este proyecto nace automáticamente el 1 de agosto de 2011, encabezado por Osvaldo León González, que en ese entonces laboraba como encargado de la tienda de Mérida, y recibe la propuesta de trabajar por cuenta propia, Más que como un negocio, como una continuidad a lo que Grupo Editorial Vid había logrado al iniciar operaciones en nuestro estado por casi una década, hacer que los jóvenes y adultos con gustos afines, tengan un punto de encuentro para el intercambio de ideas, opiniones y cómics, por supuesto.
·       Mono Rojo tal vez deberías pensarlo dos veces, es entre otra cosas, la mano que creó la imagen de Traficante, seguro podrás saber más viendo las fotos que presentamos: “ LEAMOS” es un  ejemplo de su trabajo.






Comentarios (1) Mostrar comentarios

Reseña Velada familiar literaria en Morelia

El miércoles 19 de junio celebramos a la familia con nuestra velada literaria antes de salir de vacaciones.



Abrimos con la proyección de un corto sobre papiroflexia u origami que con la guía del libro Árbol de la vida, editado por Alas y raíces y Conaculta invitó a los niños de todas las edades a crear animales fantásticos.




Mientras tanto coordinadoras, mamás y papás reflexionamos sobre la propuesta y visión de la lectura en Bunko Papalote, el porqué de nuestro lema  “Leer para transformar” y qué proponemos a partir de él.  





Como parte de una dinámica, las familias nos compartieron cómo impactan los talleres en su vida cotidiana, cómo creen que influye en su día a dia lo que viven sus hijos -y ellos a través de sus hijos- con el diálogo, la reflexión e interacción con otros a partir del contacto gustoso con la literatura.




Cada grupo escribía en trozos de papel a manera de hojas de árbol las palabras o ideas que consideraba representaban su experiencia en casa a partir de la lectura, entre ellas:
-crear nuevas historias y nuevos amigos
-imaginación sin límite
-comunicación, respeto, aprender a comprender
-tiempo de convivencia familiar
-ver tu interior e identificar sentimientos
-atención, vocabulario, paciencia 
-conocerte, descubrirte especial y compartir tu corazón.


 Cuando bajaron los niños con sus animales de origami  fuimos armando nuestro árbol de la vida, nutrido por palabras e imágenes, ideas y emociones.




El árbol como símbolo, como presencia constante de vida, de contacto entre la tierra y el cielo, lo material y lo sagrado, lo visible y lo invisible. Y como recordatorio de nuestro contacto con la naturaleza que nos une al entorno al que pertenecemos, a las raíces que nos nutren, las flores y frutos en que nos convertimos con el paso de los días y la experiencia. Árbol además que da sombra y refugio, alimento, cobijo y oxígeno.





Luego pudimos gozar de una intervención musical muy especial. Manuel, papá de Romina y músico, deleitó a chicos y grandes interpretando con su flauta transversa, algunas piezas que nos encantaron.

Cerramos la velada con una riquísima y nutritiva merienda. Fue una reunión breve y muy linda y nos quedamos con ganas de seguir compartiendo. Gracias a todas las familias que participaron y enriquecieron nuestro trabajo con su retroalimentación.




Comentarios (1) Mostrar comentarios

Los bebés y la expresión plástica

Por: Norma Tellez, coordinadora de Bunko Papalote en Xalapa y talleres con bebés.

Bunko Papalote está cumpliendo 20 años durante este 2013. En el marco de esta celebración estamos organizando diferentes actividades que involucren la participación de las familias en el festejo y nos permitan conocer cómo ha sido su experiencia como miembros de la biblioteca.
Puesto que queremos involucrar en el festejo a todos/as (niñ@s, adolescentes, sus papás y mamás), de pronto nos pusimos a pensar ¿y los bebés? ¿y las familias de nuestros bebés? ¿Será que podemos hacer alguna actividad de expresión plástica con los más pequeñitos de la biblioteca?

Fue así, como invitamos a los papás y mamás de los bebés a realizar una sesión en la que trabajáramos una actividad plástica después de leer nuestro libro de la semana.


Generalmente  realizamos actividades plásticas libres a partir de los grupos en transición. Sin embargo, esta vez nació la inquietud de realizar estas actividades con los bebés y sus familias para brindar un espacio a la expresión plástica en donde los bebés pudieran tocar, sentir y plasmar con pintura sus huellas de los pies.


Los padres estuvieron muy entusiasmados en participar y realizar junto con sus hijos esta actividad. Lo que intentamos hacer fue una mariposa con las huellas de los pies de los bebés. Algunos bebés respondieron con risa y gozo al momento de pintar las plantas de sus pies, sin embargo, otros se mantuvieron más tímidos (pero no menos curiosos) y decidieron pintar sus dedos o sus manos.



 Hubo, incluso, quienes se dieron vuelo con el rodillo y la pintura para hacer sus propias expresiones plásticas junto con sus padres, de manera independiente a la mariposa que intentamos realizar o dándole su propio toque al paisaje de la mariposa.




Lo importante, como expresó una mamá, fue “que se divirtieron, hayan hecho la mariposa o no, lo disfrutaron mucho” .


Para nosotros, esa interacción de papás, mamás y bebés es enriquecedora. Los bebés tienen mucho que expresar y compartir respecto a su manera de ver el mundo e interactuar con él. ¡Qué mejor que irlo haciendo acompañados de sus padres y en contacto con relatos, historias y libros desde pequeños!


Las familias nos comparten sus impresiones con la actividad:

  • M nos dice: "a mi esposo y a mi nos encantó que implementen este tipo de actividades que fomenten y desarrollen la creatividad de los pequeños ojalá se realicen mas actividades de este tipo”.
  • F comenta: “en lo personal disfruto el poder realizar todas estas actividades con mi hijo además que él las disfruta muchísimo, muchas gracias”.
  • A, reporta:  "A nosotros nos gusto muchísimo, es algo nuevo para ellos,es otra forma de expresión y de interactuar con sus compañeros, ojalá sigas con este tipo de actividades y otras más, ya que la estimulación temprana los ayuda a comprender mejor su entorno.
  • F. nos dice: A pesar de que solo tenemos un mes siento que el niño está empezando a interesarse por la actividad, al principio me desesperé porque se distraía con facilidad, aun lo hace pero pone más atención, estoy totalmente interesada por que el niño aprenda el hábito de la lectura (…) desarrollando su creatividad.
  • J, un papá nos comenta: “Es una grata sorpresa recibir (…) la actividad de Isabella. Desde el día que trajo a la casa sus dibujos me di cuenta de la importancia del taller. Creo que a pesar de que aún son pequeños es fundamental que puedan ir encontrando la manera de expresarse.
  • Otro papá, M, nos comparte: “estamos muy contentos con la actividad de las mariposas, el que hicimos se encuentra en exhibición en el comedor de la casa”.

Los invitamos pues a seguir compartiendo con nosotros sus impresiones sobre los talleres, lo que ven con sus hijos en casa a partir de esta convivencia con narraciones, libros y lectura. Pueden enviarlos a informes@bunkopapalote.com  ó como mensaje a través de nuestro facebook.


Comentarios

Convocatoria 20 aniversario Bunko Papalote




20 Aniversario
Bunko Papalote

Este año cumplimos 20 como proyecto de promoción de lectura y queremos invitarlos a celebrar con nosotros plasmando en imágenes y/o palabras su experiencia de Bunko Papalote,en libertad de técnica y formato.

El tema puede estar directamente relacionado con su experiencia en BP a partir de la lectura o de la reinterpretación de personajes o historias de  su libro favorito ya sea clásico o contemporáneo. Este material además de convertirse en la memoria de este aniversario, formará parte de una exposición y material alusivo (postales, separadores y carteles).
La fecha límite para recibir sus mensajes y dibujos es el 20 de Septiembre de 2013, para que podamos tener todo listo para la celebración. Puedes enviarlos por correo a:  informes@bunkopapalote.com, o como mensaje en nuestro facebook o llevarlos a las bibliotecas directamente.

Gracias por compartir y participar como lo han hecho en cada año y momento especial de este proyecto y de nuestras vidas.






Comentarios

5 de Junio. Día Mundial del medio ambiente


El Día Mundial del Medio Ambiente es una herramienta que las Naciones Unidas utiliza para fomentar la sensibilidad mundial sobre el tema y promover la atención y acción política al respecto. Se celebra el 5 de junio día en que se inauguró en Estocolmo la Conferencia sobre el Medio Humano.

Los objetivos son:
v darle una cara humana a los temas ambientales,
v motivar que las personas se conviertan en agentes activos del desarrollo sostenible y equitativo,
v promover el papel fundamental de las comunidades en el cambio de actitud hacia temas ambientales, y
v fomentar la cooperación.

Este año Mongolia será la sede bajo el lema “Piensa. Come. Ahorra. Reduce tu huella”, que hace referencia a disminuir el desperdicio de comida buscando concientizar a la población sobre el consumo responsable de los alimentos.[1]
En Bunko Papalote queremos compartirles algunas de las actividades regulares que realizamos en la biblioteca buscando que los niños y sus familias puedan convertirse en agentes activos en la transformación de su entorno.
Hace unas semanas leímos tanto en la biblioteca en Morelia como en talleres en las comunidades cercanas, el libro “Basurarte”. Un libro que nos cuenta ¿qué es la basura?, ¿cómo la generamos?, las consecuencias que tiene sobre nuestro planeta y ¿qué podemos hacer para disminuir su impacto?



Al compartirlo con los chicos quedamos boquiabiert@s por una tabla que presenta los tiempos de descomposición. Te la compartimos aquí para que quedes igual de sorprendid@ que nosotros y pienses en formas de disminuir tu consumo.

¿Tenías idea? ¡Un recipiente de UNICEL, tarda 1 millón de años en descomponerse!
El libro, además de información interesante nos comparte ideas originales y divertidas para darle una segunda vida a nuestra basura. Así que nos pusimos manos a la obra para rescatar las cosas que en casa tiramos.

Aquí unas fotos de lo que hicimos:






Para terminar nos gustaría compartirles un poema que escribimos juntos en taller, Sofi, Karen, Patricio, Alex, Yahir, Esteban y Aldo:

El rap de la basura
Todo negro,
nada reciclado
narices inflamadas y
pulmones enfermos.
Montañas y montañas
de basura amontonada,
el sol ha partido
y nuestra esperanza con él.
Basura, basura y más basura
a donde quiera que volteo huele feo.
Estoy desorientada
parece no veo nada
¡Puaj! quién me aventó
esta cáscara de plátano.
¿Basura?
Si recojo todo esto
me darán una fortuna.

También nos gustaría invitarlos a compartir relatos y libros con información interesante y poner cabezas y manos en acción. Hacer actividades creativas de construcción con los residuos limpios es súper divertido. Hacerlas con otros aún más y tener amigos con los que puedes leer, dialogar y crear juntos, es una enriquecedora experiencia. ¡Los esperamos!


-       [1]Información tomada de internet.  http://www.udg.mx/efemerides/05junio

Comentarios

Exposición de "Los cuentacuentos" en Bunko Papalote Morelia

Les compartimos fotos de la exposición de los trabajos de los niños acerca del libro de "Los cuentacuentos".




Este libro nos cuenta que hace mucho tiempo la gente empezó a hacer figuras de barro sobre personas importantes en sus comunidades: los cuentacuentos.





Los cuentacuentos son figuras de personas o animales que parecen estar hablando o cantando y normalmente tienen pequeñas figuras encima –los oyentes- a los cuáles a través de relatos orales enseñan y recuerdan las historias de su gente. 







Aquí los cuentos que escribieron los niños -retomando historias de sus familias o inventadas- que luego  nos contaron de manera oral en taller y sus cuentacuentos.







                                     





Parte importante de nuestra exposición está en la retroalimentación y para eso los chicos prepararon con mucho esmero sus buzones de comentarios. Gracias a todos los visitantes por sus comentarios cariñosos a los jóvenes escritores. Todos ellos comentaron que les gustó mucho recibir sus mensajes.







Aquí les compartimos algunos de los cuentacuentos para que puedan leerlos.



















Si quieres dejar algún comentario es muy bienvenido.

Comentarios

Participación en celebración Día Internacional del libro en Centro Escolar Manuel A. Camacho en Teziutlán, Puebla.



El centro escolar Manuel A. Camacho de Teziutlán, Puebla, invitó a Bunko Papalote, A.C.  a formar parte de sus festejos por el 60 aniversario de su fundación para que fuera la asociación encargada de hablar y promover la importancia de la lectura entre sus estudiantes y los padres de familia. 







 A lo largo de ese día, las compañeras Alba Manrique y Norma Téllez compartieron talleres de lectura con los estudiantes de primaria y secundaria además de hablar de la metodología de trabajo de Bunko Papalote con los docentes. 






Asimismo, compartieron con los padres de familia el tema ¿Por qué y para qué leer? a través de una plática interactiva  y de la lectura del libro ¿Por qué? De Nicolai Popov.








Coordinadoras, estudiantes, padres de familia, maestros y directivos disfrutaron de un momento agradable de encuentro con los libros y la lectura desde nuestra visión. ¡Gracias!


Comentarios

Celebrando el Día del niño, los niños nos cuentan.



El jueves pasado tuvimos en la biblioteca de Morelia nuestra celebración del feliz encuentro entre relatos, libros y niños, con la participación de "Proyecto Momo" y una exposición sobre el trabajo que hicieron los niños con el libro "Los cuentacuentos" que aun pueden visitar y comentar.

Ayer, 30 de abril, celebramos con ellos como todos los días, compartiendo historias cercanas y lejanas que nos invitan a dialogar, reflexionar y crear. Con los más grandes hicimos una reflexión sobre la infancia, ¿qué significa ser niños para ellos, ya tan cerca de la adolescencia? y esto fue lo que nos compartieron a través de sus escritos y dibujos:


Patricio (10 años) nos compartió en dos lineas y este par de dibujos que para el ser niño significa dos cosas:

Tener tiempo libre y tener mucho por delante.


Texto de Patricio


Dibujo de Patricio como adulto serio que usa shampoo sabor Pizza

Otro adulto vestido de traje, muy propio pero que es un mono y tiene un amigo imaginario




Karen (11 años) nos dice:




También nos compartió este dibujo mientras leíamos acerca de una aventura sobrenatural en plena selva, del libro de Norma Munoz Ledo, Supernaturalia. Que les recomendamos mucho.
La técnica que usó Karen en este dibujo es el lapicero, ¡Interesante, no!






Ahora toca el turno del texto de Amando Yahvé (13 años) , que como notarán es su seudónimo:

Un niño...

El ser niño es algo que apreciamos, pues no lo volvemos a vivir.
El ser niño implica tener energía, y aunque esté agobiado voy a seguir jugando.
El ser niño implica preocuparse por los demás, pues en los demás me ayudo yo.
El ser niño es ver a papá y a mamá como dioses omnipotentes que me escuchan a mi y solo a mi.
El ser niño implica:

pelear por la atención y no pelear por el dinero
ingenuidad, aunque ante otros me muestre "ignorante"
tener ideas grandes de lo que podría pasar y sobre todo de lo que voy a lograr
saber escuchar, así como ser tolerante con los demás
ser una esponja que absorve todo,  ¡lo bueno y lo malo!
Ser niño implica ser feliz 
y sin importar lo que pase voy a volver a sonreír.






La coordinadora escribe junto a los niños y reflexiona con ellos, en este caso por una infancia hace ya tiempo pasada.


Días de infancia

Mi infancia pasó rápido ante mis ojos
como hermana mayor
y encargada del ejemplo
muy pronto en la vida
tomé la postura de la calma y la mesura.

Hoy haciendo un recuento
de aquellos días de infancia
pienso en los columpios
los días junto al mar
la risa despreocupada,
el eterno divagar.

También recuerdo los ratos
en que tanto me aburría
en que las posibilidades se agotaban
y la risa se escabullía,
en que iba a pasos gigantes
creciendo mis ojos de niña.

Ya hace un tiempo que dejé la fantasía
pero gozo del recuerdo
del color y la alegría
y aun en cada esquina
sonrío cuando a mi llega
un guiño de aquellos días.


Estas son nuestras ideas y reflexiones salpicadas de emociones, anhelos, sueños y cargadas de imaginación. Ahora nos encantaría leer ¿qué significa para ti ser niñ@?
Comparte con nosotros, escribe un comentario que luego leeremos juntos en el taller.






Comentarios

Presentación del libro "Una semana en Lugano" de Francisco Hinojosa



Este lunes Irene de Hoyos, coordinadora de talleres y proyectos especiales de Bunko Papalote fue invitada en el marco de la FILU 2013, organizada por la Universidad Veracruzana a presentar el libro de Francisco Hinojosa “Una semana en Lugano”, de Editorial Alfaguara, México, 1994.
Ella nos cuenta que disfrutó mucho de esta experiencia y que Francisco Hinojosa es además de talentoso, amable y ameno. A continuación les compartimos el texto que Irene preparó para esta presentación.






En Bunko Papalote hemos aceptado gustosamente participar en esta presentación porque los libros de Francisco Hinojosa nos han acompañado desde nuestros inicios, en la promoción de la lectura entre bebés, niños y jóvenes, generando, con ellos, momentos de encuentro divertidos y propiciando diálogos y reflexiones enriquecedoras. En estos 20 años que llevamos trabajando, La peor Señora del Mundo, Aníbal y Melquiades, Yanka Yanka, Mi hermanita quiere ser una sirena, Las orejas de Urbano, entre otros, han sido algunos de los títulos más escogidos por los niños para leer en el taller y llevar en préstamo a casa para compartir con su familia.

Cuando proponemos un libro para compartir con los niños dentro del taller, nos gusta pensar que el autor, como en este caso Francisco Hinojosa, se hace presente con su voz plasmada en forma de texto y nos propone un tema, una historia, nos da su opinión, dialoga con nosotros y nos abre la posibilidad de ampliar nuestra visión del mundo y la manera en que nos concebimos como seres humanos. 

En los talleres de lectura en Bunko Papalote, las historias de los libros se vuelven un pretexto para aprender a dialogar, a escuchar a los otros y ser escuchados y para reconocer las opiniones propias y las de los demás.

Me tomaré la libertad de compartir con ustedes, en este espacio, mi lectura personal de Una semana en Lugano desde la perspectiva de Louise Rosenblat. En su libro La
literatura como exploración (2002), Rosenblat habla de aquello que ocurre en la lectura de una obra literaria:
El lector, haciendo uso de su experiencia pasada con la vida y con el lenguaje, vincula los signos sobre la página con ciertas palabras, ciertos conceptos, ciertas experiencias sensoriales, ciertas imágenes de cosas, personas, acciones, escenas. Los significados especiales y, sobre todo, las asociaciones ocultas que estas palabras e imágenes tienen para el lector individual determinarán en gran medida, lo que la obra comunica a él.
Lo que leeré a continuación, más que una reseña o una recomendación del libro, son las reflexiones y experiencias personales que tuve a la hora de esta lectura:
Una semana en Lugano me transportó a un mundo donde es posible sustituir a una persona, en este caso a Pedro, por un robot idéntico a él. Entiendo que hacer esto era imprescindible para que en la realidad, en la cotidianidad, los padres, maestros y amigos de Pedro no se asustaran por su desaparición una semana para cumplir una misión especial. Ojalá todos pudiéramos tener un robot doble que nos permitiera dejar un rato nuestras responsabilidades y poder tener otra clase de experiencias que enriquezcan nuestras vidas. ¿Qué implicaciones tendría eso?
Pero, ¿qué misión debe cumplir? Pues ni más ni menos que ganar las competencias que el Emperador de Lugano (una isla en medio del pacífico que es lo más parecido al paraíso), Tao Hito –el hombre más rico del planeta– ofrece año con año para los hijos de sus amigos –reyes y presidentes– y obtener el premio para el presidente de su país. ¡Órale!
Me pregunto, ¿por qué habrán escogido a Pedro? ¿Por qué suplantar al verdadero hijo del presidente con un niño ordinario como Pedro? ¿Qué aptitudes y actitudes tiene que lo hace tan valioso para esta misión? Después de leer un rato, caigo en la cuenta de que Pedro es un chico muy listo pero además noble, respetuoso, interesado en los demás y lo que sucede a su alrededor. Me doy cuenta de que sus acciones están movidas por el respeto a los mayores y a las reglas de la contienda. Estoy segura de que eso haría apto a cualquiera para enfrentar cualquier cosa durante alguna prueba.
Luego sigo leyendo y me vuelvo a preguntar, ¿los demás participantes de la contienda serán compañeros o más bien contrincantes? En total, contando a Pedro, participan 7 niños y 3 niñas con características y personalidades muy peculiares. Por ejemplo, Abdul y Galano “los pedantes hijos del rey de Zambizania y el presidente de Turambúl” que
siempre quieren salirse con la suya y beneficiarse a costa de lo que sea de los otros y hasta burlarse de los más débiles, claramente son contrincantes. Los hijos gemelos del presidente de la república democrática de Yorkaho, Bob y Dan, quienes, al igual que los inventores de su país, son muy ingeniosos y que simplemente vienen a divertirse y a pasarla bien, ellos son compañeros. Iván, un chico independiente, a veces tramposo y oportunista, es, al igual que Tofico el hijo del presidente de Tarminia quien es muy tranquilo y relajado, difícil de definir. También participan tres mujeres, Tani Tita hija del emperador Tao Hito, Jacinta que viene de Venelombia y Mila la hija de la duquesa de Bulgraquia, cada una con una personalidad muy definida pero solidarias y dispuestas a afrontar cualquier reto y resolverlo de manera honesta. Creo que ellas son buenas compañeras. Inmediatamente me identifico con ellas, ¿será una cuestión de género?
Continúo con la lectura y tiene lugar la competencia que consiste en una serie de pruebas diferentes cada día como encontrar mariposas extrañas, perlas de oro, cocinar algún platillo exótico, capturar la mayor variedad de especies marinas, y cruzar la isla de un extremo al otro. Caigo en la cuenta de que dos de las siete pruebas no estuvieron planeadas, más bien fueron producto de una situación particular: el rescate de Tani Tita, quien al estar resolviendo la prueba del día anterior quedó atrapada por un derrumbe dentro de la Mina. La otra, el rescate del collar de diamante de Mila que realmente había sido robado por uno de los participantes. Esta situación me hizo pensar en Tao Hito, el emperador de Lugano quien creía era un poco fatuo y egotista, pero su reacción ante lo que estaba sucediendo en la competencia y dar cabida a que todos se involucraran y lo vieran también como su problema. Me gustó, me hace darme cuenta de que el bienestar de los otros es también mi bienestar.
Y a todo esto, ¿a ustedes les gusta participar en competencias?, ¿de qué tipo?, ¿con qué sentido? Personalmente no me considero una persona muy competitiva aunque si muy entusiasta y participativa. A mi me gusta participar, más que por ganar, por la convivencia con los demás, por ser parte de un grupo. Pienso en Pedro y confirmo que me gusta su nobleza. Cuando a pesar de estar compitiendo por los puntos finales, no duda en ayudar a su peor contrincante.
Al final de 6 días de pruebas hay un empate. Como es lógico y natural, se propone un desempate. ¿Esto es lógico y natural?, ¿Se necesita siempre tener un ganador?, ¿Por qué necesitamos los seres humanos estarnos constantemente midiéndonos unos con otros?
Dejo estas preguntas abiertas en este momento porque serían tema de un debate muy largo pero interesante ¿no creen?
Prefiero contarles uno de mis pasajes favoritos durante la lectura. Disfrute mucho las descripciones y la genialidad de las ocurrencias del autor como la descripción que hace de los libros en la biblioteca del palacio del emperador Tao Hito. Me encantaría poder tener uno de esos libros en la mano. Les comparto lo que dice:
“Abrió la siguiente puerta: era una inmensa biblioteca llena hasta el techo de libros perfectamente ordenados. Pedro tomó al azar un volumen: se trataba de La cocina luganesa, un libro rojo y dorado que en la portada tenía una estampa de una gran mesa servida con los platillos más inimaginables. Lo abrió por la mitad y al tiempo que se veía un abundante y variado paltón de frutas, la ilustración despidió varios olores que Pedro pudo reconocer: fresas, uvas, manzanas, peras, mangos, frambuesas, melocotones. Como era lógico se le hizo agua la boca.”
A mi también.
Ya avanzada la lectura, me complace que aparezca el compañerismo y la solidaridad de los amigos como puntos clave para el desenlace de la historia.
No quiero arruinarles el final, pero Pedro obtiene el tan anhelado premio para el presidente. Para su sorpresa, y la del presidente mismo, el premio no es lo que esperaban. Por esta razón, el presidente no le puede cumplir su palabra a Pedro. No le importa que Pedro haya ganado la competencia, finalmente no le trajo lo que quería. ¡Qué gran decepción!
Comparto con Pedro la sensación de frustración, de ser víctima de un sistema, que por detallitos, egoísmos, malos entendidos, trampas y traiciones, las promesas no se pueden o no se quieren cumplir. Lo único que queda, como siempre, es la esperanza de una nueva oportunidad en el futuro que nos incita a trabajar para que las cosas se organicen mejor para bien de todos.
Con esto me quedo en mi lectura, pero ahora me pregunto ¿cómo interpretarán los niños en los talleres este relato?¿Qué pensarán de las complicaciones, el compañerismo y el desenlace final? Me emociona mucho compartir con los niños este libro y sorprenderme con lo que tengan que decir. Una vez más creo que Francisco Hinojosa nos ha provisto de una historia fantástica, llena de aventuras, que a su vez tienen un gran aprendizaje para chicos y grandes. Esperamos seguir escuchando esta voz por mucho tiempo más.
Muchas gracias. 
Comentarios (1) Mostrar comentarios

Campaña: "Las familias y los animales" / Visitas, expresiones plásticas y la historia de Negrita




Segunda visita de los Amigos de los Animales A. C. a Bunko Papalote



¿Recuerdan que les habíamos contado de nuestra plática con bebés y niños pequeños? 
¡Pues ya la tuvimos ayer miércoles 29 de mayo!









Los niños se mostraron interesados, un tanto inquietos al inicio, pero una vez que llegaron nuestras amigas: gordita y pulga, su interés fue en aumento.