Bunko Papalote, A.C.

Leer para transformar...

Bunko Papalote en la Bebeteca de la 33 Filij



Por: Norma Téllez y Lupita Q. (coordinadoras de talleres con bebés en Xalapa y Morelia)


Este año tuvimos el gusto de participar nuevamente en la Bebeteca de la Filij. Espacio dedicado a compartir la lectura con bebés y niñ@s pequeños. Además con la sorpresa de contar con dos carpas de Bebeteca para atender la creciente demanda de este espacio en la feria.
Es una alegría regresar año con año y ver caras conocidas de familias que no se pierden este espacio y conocer caras nuevas de familias recién estrenadas o algún nuevo hermanito.



Como cada año somos recibidas por un equipo amable, profesional y cálido que nos hace sentir como en casa, además de compañeros de otros proyectos con los que pasamos momentos lindos  compartiendo libros, saberes, experiencias. Un espacio de enriquecimiento mutuo.


Este año además, pudimos compartir con un proyecto hermano en Mérida, Kinakú, quien nos enseñó cómo se hace el ritual Maya del Hetzmek. Una maravilla conocer y compartir en esta gran ciudad más de las tradiciones de nuestro México.



Abrimos la feria compartiendo con maestras de diferentes escuelas nuestra propuesta para trabajar la lectura con bebés. Todas muy interesadas en poder aplicar algo de esto en sus aulas y entender qué es lo que aporta al proceso de apropiación de la lengua, la lectura y la escritura.





Las familias súper cómodas en el espacio disfrutando de la lectura de un cuento, la comunicación y el contacto que espacios como estos nos permiten vivir con nuestros hijos.







Norma leyendo, dialogando y jugando con los bebés y sus familias. Ella nos comparte:

"Participar en Bunko Papalote ha sido una experiencia enriquecedora para mi vida. Leer cuentos para los bebés y sus mamás/papás, jugar con ellos y disfrutar de sus mil y un formas de descubrir y explorar un cuento ha sido toda una aventura. 
La diversidad de los asistentes a espacios como el de la bebeteca, su ritmo de vida, intereses y expectativas abre un sin fin de posibilidades de aprendizaje y de convivencia.
 La manera de leer los cuentos es distinta (y no porque de pronto le broten páginas nuevas al libro) sino porque la dinámica de un evento masivo hace que uno descubra nuevas formas de leerlo y nuevos métodos para compartir e interactuar con los pequeños.





Lupita contándole a un bebé una historia mientras su mamá preparaba el biberón. Cada año llegan bebés más pequeñitos con sus familias para gozar de este espacio lleno de palabras, sonidos disfrutables, cálido, cómodo y seguro.






Lupita leyendo con las familias un libro sobre los papás quienes están cada vez más presentes en estos espacios para la lectura y la primera infancia. Compartieron un libro de Conafe sobre lo que hacen los papás y entre otras cosas, los papás manejan, ya sea coche o bici. Así que invitamos a los papás a llevarnos a algún lado en sus medios de transporte y nos divertimos mucho con el paseo.







Una parte fundamental de nuestra metodología es que el espacio de contacto con la literatura, sea a partir de un libro o una narración, nos permita convivir con otras familias, otras miradas, otras formas de ser y hacer. Por eso nuestros juegos están pensados para interactuar con otros, iguales a nosotros pero diferentes, de los que siempre podemos aprender algo nuevo.
Gracias a todas las familias que asistieron a nuestros talleres. Pasamos momentos inolvidables que se quedan en nuestro corazón, esperando verlos el próximo año.


Comentarios

Los bebés y la expresión plástica

Por: Norma Tellez, coordinadora de Bunko Papalote en Xalapa y talleres con bebés.

Bunko Papalote está cumpliendo 20 años durante este 2013. En el marco de esta celebración estamos organizando diferentes actividades que involucren la participación de las familias en el festejo y nos permitan conocer cómo ha sido su experiencia como miembros de la biblioteca.
Puesto que queremos involucrar en el festejo a todos/as (niñ@s, adolescentes, sus papás y mamás), de pronto nos pusimos a pensar ¿y los bebés? ¿y las familias de nuestros bebés? ¿Será que podemos hacer alguna actividad de expresión plástica con los más pequeñitos de la biblioteca?

Fue así, como invitamos a los papás y mamás de los bebés a realizar una sesión en la que trabajáramos una actividad plástica después de leer nuestro libro de la semana.


Generalmente  realizamos actividades plásticas libres a partir de los grupos en transición. Sin embargo, esta vez nació la inquietud de realizar estas actividades con los bebés y sus familias para brindar un espacio a la expresión plástica en donde los bebés pudieran tocar, sentir y plasmar con pintura sus huellas de los pies.


Los padres estuvieron muy entusiasmados en participar y realizar junto con sus hijos esta actividad. Lo que intentamos hacer fue una mariposa con las huellas de los pies de los bebés. Algunos bebés respondieron con risa y gozo al momento de pintar las plantas de sus pies, sin embargo, otros se mantuvieron más tímidos (pero no menos curiosos) y decidieron pintar sus dedos o sus manos.



 Hubo, incluso, quienes se dieron vuelo con el rodillo y la pintura para hacer sus propias expresiones plásticas junto con sus padres, de manera independiente a la mariposa que intentamos realizar o dándole su propio toque al paisaje de la mariposa.




Lo importante, como expresó una mamá, fue “que se divirtieron, hayan hecho la mariposa o no, lo disfrutaron mucho” .


Para nosotros, esa interacción de papás, mamás y bebés es enriquecedora. Los bebés tienen mucho que expresar y compartir respecto a su manera de ver el mundo e interactuar con él. ¡Qué mejor que irlo haciendo acompañados de sus padres y en contacto con relatos, historias y libros desde pequeños!


Las familias nos comparten sus impresiones con la actividad:

  • M nos dice: "a mi esposo y a mi nos encantó que implementen este tipo de actividades que fomenten y desarrollen la creatividad de los pequeños ojalá se realicen mas actividades de este tipo”.
  • F comenta: “en lo personal disfruto el poder realizar todas estas actividades con mi hijo además que él las disfruta muchísimo, muchas gracias”.
  • A, reporta:  "A nosotros nos gusto muchísimo, es algo nuevo para ellos,es otra forma de expresión y de interactuar con sus compañeros, ojalá sigas con este tipo de actividades y otras más, ya que la estimulación temprana los ayuda a comprender mejor su entorno.
  • F. nos dice: A pesar de que solo tenemos un mes siento que el niño está empezando a interesarse por la actividad, al principio me desesperé porque se distraía con facilidad, aun lo hace pero pone más atención, estoy totalmente interesada por que el niño aprenda el hábito de la lectura (…) desarrollando su creatividad.
  • J, un papá nos comenta: “Es una grata sorpresa recibir (…) la actividad de Isabella. Desde el día que trajo a la casa sus dibujos me di cuenta de la importancia del taller. Creo que a pesar de que aún son pequeños es fundamental que puedan ir encontrando la manera de expresarse.
  • Otro papá, M, nos comparte: “estamos muy contentos con la actividad de las mariposas, el que hicimos se encuentra en exhibición en el comedor de la casa”.

Los invitamos pues a seguir compartiendo con nosotros sus impresiones sobre los talleres, lo que ven con sus hijos en casa a partir de esta convivencia con narraciones, libros y lectura. Pueden enviarlos a informes@bunkopapalote.com  ó como mensaje a través de nuestro facebook.


Comentarios

Talleres de lectura para bebés



Con base en datos obtenidos de estudios sobre desarrollo infantil (Piaget, Bowly, Spitz, Sinclair, Emillani), y sobre lecturas de primera infancia (Rebeca Cerda, Adriana Fonseca, Adriana Malvido, Norma Muñoz Ledo y Martha Sánchez); y buscando experiencias concretas en este campo[1], corroboramos la pertinencia de, y la viabilidad para, formar los TALLERES DE LECTURA PARA BEBÉS.

            La metodología de nuestros talleres está basada en considerar a la literatura infantil como “…una actividad significativa (que) favorezca los procesos de diferenciación relacional (y que) sea una actividad ínterformativa, que propicie el dialogo y la comunicación tanto entre los niños como entre niños y adultos.”[2] Por eso es que podemos hacer extensivo a los bebés estos procesos de diferenciación relacional, ya que creemos que los bebés construyen su propio conocimiento en la interacción con los sujetos y con el mundo social y van estableciendo relaciones entre lo aprendido con anterioridad y lo nuevo; tal vez los bebés no puedan hacerlo explicito verbalmente, pero sí mostrarán sus esquemas construidos en las situaciones nuevas a las que se enfrenten.

            En este proyecto queremos recuperar nuestra experiencia y aplicarla de manera experimental con los bebés y niños menores de dos años. Sabemos que estos pequeños están todo el tiempo y de manera acelerada aprendiendo el mundo físico, el mundo social, el mundo afectivo y el cognitivo. Si este mundo puede serles atractivo, enriquecedor, y disfrutable creemos que lo puede ser también gracias a la literatura infantil y a la lectura en voz alta.

            La lectura y los bebés. Concebimos el acto de leer como un acto de comprensión, donde el sujeto que lee trata de encontrar sentido y significado, en relación al medio que le rodea. Para nosotros el acto de leer es un proceso que puede y debe comenzar desde antes del nacimiento. Es necesario mantener a los bebés desde que nacen en contacto con ambientes que propicien la lectura, haciendo que los niños tengan las condiciones para estar en contacto con los libros, para que aprendan a conocerlos, usarlos y leerlos. En los bebés el vínculo con los objetos es un vínculo particularmente afectivo, el objeto[3] primero del bebé es la madre y le es indispensable, pues le permite el contacto con el resto del mundo; siempre y cuando este vínculo esté caracterizado por el diálogo. Diálogo entendido como el ciclo de la secuencia: acción- reacción – acción  (Spitz), donde la madre está realmente atenta a las peticiones y reacciones de su hijo, respondiendo verbal y físicamente al lenguaje propio del pequeño; esto a su vez le permitirá al bebé ir descubriendo las señales, los lenguajes y las reacciones de los demás a sus gestos y peticiones. Por ello, el tiempo que las mamás puedan dedicar a establecer un diálogo con sus hijos, enriquecido con la literatura infantil, será clave para que el niño dé sentido al mundo y a las acciones que lo rodean, en este caso la lectura.

           




La literatura infantil puede ser parte central de la vida del niño desde los primeros meses de vida pues:

·      Los libros pasan a formar parte de sus objetos conocidos y valiosos;
·      La lectura en voz alta forma parte de sus sonidos conocidos y disfrutables;
·      El momento de la lectura está estrechamente vinculado a su objeto amoroso (su madre y posteriormente su padre, abuelos o cuidadores) porque implica un proceso de comunicación efectiva.

La lectura en voz alta y el bebé. El bebé se concentra en aprehender el mundo desde los sentidos. Escuchar es una de las acciones que lo introducen en la comprensión del lenguaje materno y es clave para su comunicación posterior. Pero tiene que aprender a escuchar.

            La lectura de literatura infantil proporciona una gran variedad de vocabulario, de  tonalidades de la voz, y de estructuras más elaboradas de las que usamos normalmente, esto hace que el pequeño se sienta atraído hacia el sonido que escucha. Si a ello le podemos aumentar ritmo y repetición el bebé disfrutará mucho más, y relacionará la lectura  y los libros con momentos muy placenteros.

            El bebé necesita tocar, manipular, chupar, escuchar, oler las cosas que lo rodean, su relación con el mundo depende de las posibilidades de su propio cuerpo, y en la medida que las ejercite y las ponga en acción se desarrollarán mejor. Jugando, moviéndose y escuchando música el niño puede concebir el momento de la lectura como algo placentero, integral y significativo.

            Creemos también que los niños en su primer año de vida manifiestan un gran interés en la socialización ya que demuestran estar atentos a los sentimientos ajenos, a los gestos y acciones de los demás; y  buscan  interactuar entre ellos (acción que cuestiona el egocentrismo como la incapacidad para establecer relaciones sociales). La socialización puede ser diferente de acuerdo a los parámetros que normalmente consideramos –diálogo, discusión u organización de actividades- pero las bases están sentadas en el intercambio de gestos y sonidos, y en la imitación e invitación a acciones. Por eso es importante que compartan el espacio de la literatura infantil con otros pequeños de su edad.

            Aquellos objetos y sus características a los que el niño les haya otorgado una significación en los primeros meses, serán integrados a sus esquemas de acción posteriormente. Estos objetos integrados a acciones –como por ejemplo un libro que el bebé sabrá que es para mirar o escuchar- estarán presentes gracias a la memoria junto con otros procesos mentales. Lo importante al final es darnos cuenta de que todo objeto significativo para el bebé será incluido en sus acciones posteriores.



GIALUANNA AYORA V.
Pedagoga e investigadora educativa
Coordinadora Bunko Papalote, Xal. Ver.


[1] Encontramos una en la Ciudad de México coordinada por Eva Janovitz, María Fernanda e Isabel Otero.
[2] Jiménez, Aída. Formación para los niños a través de talleres de lectura di literatura infantil: El caso de Bunko Papalote en Xalapa, Ver. Tesis. 1998. p.14
[3] Según Spitz para el neonato, el medio circundante consiste, por decirlo así, en un solo individuo, la madre o quien es simplemente parte de la totalidad de sus necesidades y de satisfacción. El objeto no es una cosa, puede ser algo externo o propio al sujeto, pero que es motivo de deseo, o medio de satisfacción de un instinto; La madre es ese objeto, y sea alguien externo hasta el final del primer año de vida.
Comentarios