Bunko Papalote, A.C.

Leer para transformar...

Y ASÍ COMIENZA NUESTRA HISTORIA EN BUNKO PAPALOTE


Por: Roxana Chávez (mamá de Braulio y Valeria)



Hace casi 3 años llegué a Bunko, y por las razones menos esperadas, me enamoré de esta biblioteca infantil. Soy Roxana, de 37 años y mamá de Valeria de 11 y Braulio de 5. Tras la búsqueda de soluciones para el “problema del habla” de mi hijo pequeño, incluidas sesiones y terapeutas de lenguaje, diagnósticos erróneos y conclusiones vagas de este proceso lingüístico, inscribí a mi hijo de entonces 3 años (y mi hija se unió igualmente) a este proyecto de lectura.
Y entonces lo descubrí, me descubrí... en realidad, ¡nos descubrimos todos!
Fue ese espacio descubierto que Bunko les dio a mis hijos para leer cuentos, que sumados a dinámicas lúdicas en los talleres, les permitió conocer y entender tanto sobre infinidad de temas que resultó ser mejor de lo esperado. Valeria y yo empezamos a revelar y a compartir pensamientos y sentimientos a través de los libros. ¡Las lecturas nos abrían mundos excepcionales e inimaginables! El ritual de la lectura antes de dormir de mi esposo con los niños se convirtió en ese vínculo especial entre padre-hijo. Braulio experimentó una vivencia más allá de las palabras: la comunicación interior, entre el y su mundo, que le permitieron comprender-se y expresar-se.
Al cabo de unos meses, mis hijos gozaban llegar a su taller y pedían ineludiblemente leer un libro cada noche; la imaginación y la curiosidad habían tomado sus mentes y sus corazones. Era nuestro momento de acompañamiento mutuo; aun lo es.


Y bueno, yo, al profundizar en la lectura infantil con mis hijos me descubrí aficionada.
Aficionada a mi niñez recorrida y de repente olvidada. Recordé mi capacidad de asombro. Reconocí lo simple y lo elemental de la literatura. Lo espontáneo y lo significativo que la expresión verbal y la expresión gráfica pueden albergar para el niño que habita en todos. Porque aunque los libros para niños son escritos por adultos, las historias, las emociones, los usos y costumbres que se impregnan en las hojas de un libro infantil son de todos, son para todos. Pues en este camino de vida todos somos niños y adultos.


El tiempo de compartir entre nosotros se volvió exquisito; las historias de cada libro y nuestra reacción y aprendizaje sobre esas historias nos hicieron crecer como familia, como individuos. Porque nuestra reflexión ante la vida misma, estaba ahí, sin forzar nada, solo disfrutando de la oportunidad de leer... y de re-pensar. Y entonces, solo así, la oportunidad de transformar. De Transformar-nos.
Ahora he confirmado, y no por el ataque mediático que nos venden, no solo la importancia de leer, sino la necesidad de hacerlo. La necesidad de encontrarte reflejado y escuchado; de compartir a nivel personal y como sociedad, nuestros modos de vida. Y de recuperar el sentido de comunidad. Bunko siempre apela y se manifiesta en favor de la inclusión social en un contexto de equidad mediante la acción constante. La apuesta más grande que veo en Bunko es a través de las actividades en familia: las veladas literarias, los eventos artísticos y las charlas entre adultos integrados a este proyecto de lectura han sido magníficos para nosotros. Nos enriquece a todos. Nos hace grandes en un mundo de pequeños.
Gracias enormes por la oportunidad de transformar nuestra vida... ROXANA 
Comentarios